En el segundo trimestre del año la inversión directa de mexicanos en el exterior muestra que por tercer trimestre consecutivo los empresarios continuaron con la compra de activos, de acuerdo con la balanza de pagos que dio a conocer el Banco de México.

En el periodo abril-junio las compras sumaron 2,324 millones de dólares, muy por arriba de los 1,657 millones de dólares del primer tercio del 2017; de esta manera la cifra acumulada en el primer semestre del 2017 alcanzó 3,981 millones de dólares, 80% por arriba de los 2,211 registrados en el mismo lapso del 2016.

La inversión directa de mexicanos en el exterior que se alude en el reporte de balanza de pagos se refiere fundamentalmente a la compra de activos físicos o empresas fundadas fuera del país por parte de corporaciones mexicanas. Entre los casos más recientes y sobresaliente se puede citar:

La compra de la empresa de lácteos Lala a la estadounidense Laguna Dairy; la adquisición de la línea de jugos y leches de soya Ades por parte de Coca-Cola FEMSA; la compra por parte de Carso de la constructora española Fomento de Construcción y Contratas. La operadora mexicana de restaurantes Alsea adquirió la cadena Archies en Colombia.

IED, a la baja

La incertidumbre que rodea las perspectivas económicas de México dio lugar a niveles más bajos de Inversión Extranjera Directa (IED), enfatizó. Las cifras oficiales del Banco de México evidencian que entre abril y junio de este año, la IED sumó 3,298 millones de dólares, una cifra que hila dos trimestres consecutivos profundizándose.

Inversión de cartera

En el neto de la inversión de cartera se registró menor incertidumbre sobre los mercados locales, al observarse la entrada de 510 millones de dólares.

El detalle de la información contenida en la cuenta financiera evidencia que en el segundo trimestre del año se presentó una desinversión en instrumentos gubernamentales por 2,972 millones de dólares, 46% menos que la registrada en el mismo trimestre del 2016.

Acotan que los valores del sector público emitidos en el exterior registraron también una desinversión de 2,315 millones de dólares que representan la primera cifra negativa desde el año 2001.

También se registraron desinversiones de valores gubernamentales emitidos en México, en 2,646 millones de dólares.

Cuentas externas: factor ?de vulnerabilidad

Los datos muestran que se registró un déficit de 321 millones de dólares en la cuenta corriente correspondiente al segundo trimestre del año, equivalente a 0.1% del Producto Interno Bruto (PIB).

De acuerdo con la institución monetaria la cifra resultó menor a la observada en el mismo periodo del año pasado cuando representó 2.3% del PIB.

La disminución obedece a un menor déficit de la balanza comercial. A su vez, dicho comportamiento se debió a un aumento en el saldo de la balanza no petrolera, que pasó de un déficit en el segundo trimestre del 2016 a un superávit este año, acumulando así tres superávits trimestrales consecutivos.

Esto se regsitró en un contexto en el que la actividad económica a nivel global se está fortaleciendo, así como a un nivel más depreciado en términos reales de la moneda nacional, lo que permitió que las exportaciones manufactureras de México continuaran recuperándose.

La cuenta corriente mide el flujo de bienes, servicios e inversiones dentro y fuera del país.

En el acumulado semestral, de enero a junio, el déficit de cuenta corriente de la balanza de pagos equivale a 1.6% del PIB, que es el más bajo para un periodo similar desde el año 2013, es decir, unos 8,719 millones de dólares.

La cuenta financiera de la balanza de pagos registró en el primer semestre un endeudamiento neto que significó la entrada de 11,959 millones de dólares.

Este flujo acumulado incorpora la entrada de 8,287 millones de dólares registrada en el segundo trimestre. Es decir, con este flujo se podría financiar la totalidad del déficit de la cuenta corriente del periodo.

De acuerdo con el economista para América Latina en Goldman Sachs, Alberto Ramos, la balanza de pagos mantiene una significativamente mayor exposición a un choque de confianza que pueda afectar el flujo de capitales .

La estadística de la balanza de pagos de este trimestre incorpora una nueva metodología, derivada de la implementación de la sexta edición del Manual de Balanza de Pagos del Fondo Monetario Internacional.

Estas modificaciones alinean la presentación estadística de México con las internacionales, lo que facilita la comparabilidad. Además proporciona a los usuarios un mayor nivel de desagregación de la información.

[email protected]