El posible triunfo de Agustín Carstens en la carrera por el cargo de Director Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) sería bien recibido por el mercado, pero generaría incertidumbre acerca de su reemplazo en el Banco de México, coincidieron analistas de corredurías.

El funcionario mexicano cuenta con las credenciales en la administración fiscal y monetaria de una economía emergente y tiene la experiencia en la gestión del FMI, lo que por mérito le haría el candidato más completo a asumir tan alto grado en el organismo, advirtió Alberto Ramos, economista de Goldman Sachs en Nueva York.

Sin embargo, éste sería el escenario menos probable, lamentó Gabriel Casillas, economista en México de JP Morgan, quien recordó que es una decisión política la que se tomará en el FMI el antes del 30 de junio, donde los antecedentes son los pactos de caballeros que han mantenido a Europa al frente del FMI y a Estados Unidos dirigiendo al Banco Mundial.

Aparte, Jimena Zúñiga, economista en Wall Street de Barclays Capital (BarCap), consideró: El posible, pero incierto triunfo de Carstens, afianzaría el reconocimiento universal del desempeño de las economías emergentes . Sin embargo, acota que no es el escenario más probable.

CANDIDATO DEL MERCADO

Los analistas coinciden en que el funcionario mexicano es el mejor candidato por méritos, para ocupar el cargo de Director Gerente y sería muy bien recibido por los mercados, que le conocen muy bien.

Casillas precisó que la trayectoria de Carstens es bien conocida, lo que incluso favorecería a la institución.

Consideró, igual que Zúñiga de BarCap, que no habría ventaja alguna para México en la eventualidad de que Carstens pudiera asumir como Director Gerente, más allá del reconocimiento de que hay talentosos economistas en México que pueden desempeñar tan altos cargos a nivel mundial .

IMPACTO EN MÉXICO

La experta de BarCap coincide con el experto de Goldman Sachs en que la salida de Carstens motivaría una reacción en el mercado de tasas para México, por la incertidumbre que generaría su reemplazo.

Alberto Ramos estimó que la expectativa del mercado se calmaría una vez que se conozca el perfil de los eventuales candidatos a dirigir el Banco de México y no dudó que hay más economistas mexicanos igual de competentes para asumir el cargo en el país.

[email protected]