La Ley de Ingresos de la Federación (LIF), la Miscelánea Fiscal y la Ley Federal de Derechos (LFD) para el siguiente año avanzaron en el Senado de la República al ser aprobadas por la Comisión de Hacienda y Crédito Público, con lo cual se pasan al pleno de la Cámara Alta para su eventual discusión y aprobación.

Con nueve votos a favor, seis en contra y cero abstenciones cada una de las minutas fueron aprobadas, pese a las críticas de los legisladores de la oposición que señalaron la falta de estímulos fiscales para la recuperación económica, además de catalogar como “terrorismo fiscal” las nuevas facultades que se otorgan al Servicio de Administración Tributaria (SAT), y la afectación de los ingresos de los hogares con los cambios hechos a la LFD.

“Las medidas fiscales son regresivas, autoritarias y neoliberales. Es un reconocimiento del fracaso y la quiebra de las finanzas públicas, y la urgencia y desesperación de aumentar la recaudación”, aseveró el senador del Partido Acción Nacional (PAN) Gustavo Madero.

En tanto, la senadora Nuvia Mayorga, del Partido de la Revolución Institucional (PRI), dijo que será muy difícil alcanzar un crecimiento de 4.6% del Producto Interno Bruto (PIB) el siguiente año, además de ser irreal que se puedan alcanzar los montos estimados en la recaudación del IVA e ISR “si no estamos ayudando al sector productivo de este país”.

La LIF 2021 contempla ingresos por 6 billones 262,736 millones de pesos, de los cuales 56.4% se obtendrán a través del pago de impuestos.

También prevé 1 billón 76,832 millones de pesos por concepto de ingresos por ventas de bienes, prestación de servicios y otros ingresos; 756,789 millones por ingresos derivados de financiamiento; 381,835 millones por cuotas y aportaciones a la seguridad social y 343,039 millones por transferencias, asignaciones, subsidios, subvenciones, pensiones y jubilaciones. Los ingresos restantes provendrán de los rubros de aprovechamientos, derechos, productos y contribuciones de mejoras.

Se espera que, en la discusión en el pleno, legisladores de todas las bancadas presenten reservas. El Senado tiene como fecha límite el 31 de octubre para aprobar las modificaciones y turnarlas al Ejecutivo Federal para su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Morena vs terrorismo fiscal

Si bien los senadores de Morena votaron a favor de los dictámenes, algunos de ellos también mostraron su inconformidad contra el llamado “terrorismo fiscal”, mientras que algunos refirieron que presentarán reservas en la discusión en el pleno.

Por su parte el senador José Luis Pech se mostró en contra de la LFD, ya que una de las modificaciones es cobrar el pago de derechos a turistas, que entran a territorio mexicano por tierra y cuya estancia sea menor a siete días, lo cual afectaría a regiones como Quintana Roo, de donde es originario.

Donatarias y radioeléctricas

Otra de las críticas hechas fueron a las modificaciones que se establecen en la Miscelánea Fiscal para el 2021, en donde destacaron el uso de celulares y grabadoras en las visitas domiciliarias del SAT. Samuel García, de Movimiento Ciudadano, recordó que en la reunión virtual con Raquel Buenrostro, jefa del SAT, se acordó elaborar alguna regla general para acotar esta nueva facultad que se le daría al fisco.

Asimismo, se criticaron las restricciones que se les ponen a las donatarias autorizadas, en donde los legisladores refirieron que es importante que se fiscalice mejor a estas organizaciones y no poner estos candados.

Respecto a la Ley Federal de Derechos, las críticas que se hicieron fueron en el tema de las cuotas del uso del espectro radioeléctrico, las cuales incrementarían.

valores@eleconomista.mx