La economía de Latinoamérica repuntará este año para alcanzar una expansión modesta de 1.3%, gracias a un aumento de la demanda externa, al alza moderada de los precios de las materias primas y a una mejoría en la actividad de dos de las economías más importantes de la región: Brasil y Argentina, expuso la agencia Fitch Ratings.

El cálculo de Fitch, emitido en un reporte sobre las perspectivas de calificación de deuda y expansión regional para el 2017, representaría una recuperación luego de dos años de contracción económica.

La consolidación fiscal sigue afrontando desafíos a partir del frágil crecimiento y las constantes presiones de gastos, mientras que la dinámica de deuda sigue siendo adversa en algunos países , refirió Fitch.

Pero en una evaluación levemente optimista, Fitch destacó que varios bancos centrales como en el caso de Brasil han comenzado a relajar su política monetaria, ya que el impacto de la inflación en sus monedas está disminuyendo.

La excepción la constituye México, que busca controlar sus niveles de alzas de precios en medio de la volatilidad del peso, añadió.

Ahonda en el caso de México al indicar que la consolidación fiscal continúa enfrentándose a retos debido al debilitamiento del crecimiento y a la continuas presiones del gasto .

La firma indicó que actualmente tiene a seis naciones latinoamericanas bajo un panorama Negativo en la calificación sobre sus deudas soberanas, entre los que sobresalen México y Chile por el cambio de sus perspectivas desde Estable.

En perspectiva Negativa también se encuentran Brasil, Ecuador, El Salvador, y Suriname.

En cambio, el panorama para Colombia mejoró a estable desde negativo .

En cuanto a los riesgos que podrían bajar las perspectivas de crecimiento de la región, destaca: Un mayor proteccionismo comercial, un control más inflexible de la inmigración bajo el gobierno de Donald Trump, condiciones más estrictas de financiamiento externo, desaceleración más rápida en China y una nueva caída en los precios de los productos básicos .