El director del Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede), Klaus Regling, cree que Grecia y sus acreedores pueden llegar antes de finales de año a un acuerdo sobre los primeros pasos para aliviar la deuda helena.

Nos estamos moviendo hacia un acuerdo , dijo Regling en un foro económico organizado en Nicosia por la revista The Economist.

Regling subrayó que, a la vista de que está habiendo avances en la segunda revisión del rescate, se podrían activar a finales de año las medidas a corto plazo.

En mayo pasado, los ministros de Finanzas de la eurozona, el denominado Eurogrupo, acordó que si finalizaba con éxito la segunda revisión del rescate, se le aplicaría a Grecia un primer programa de alivio a corto plazo para reducir los costos de la deuda.

Con vistas al medio plazo, se habló de explorar acciones específicas como periodos de gracia y de pago más largos, aplazamiento del pago de los intereses que pueden ser utilizadas si fuera necesario al término del rescate.

Regling consideró que si continúa con las reformas económicas, Grecia podría regresar a los mercados el próximo año.

Hemos ayudado a cinco países durante la crisis: Grecia, Irlanda, Portugal, España y Chipre. Cuatro de ellos ya son historias de éxito , añadió.

Hasta la fecha, la ayuda financiera recibida por Grecia de los fondos de rescate europeos alcanza 173,500 millones de euros.

El Fondo Monetario Internacional estima que el país europeo podría crecer 2.8% si el gobierno implementa todos los cambios que reclaman sus acreedores en la eurozona; asimismo, vaticinó que para el segundo semestre del año entrante la tasa de desempleo comenzará a caer.

En la actualidad, más de 23% de la población que puede trabajar está desempleada y los pagos de pensiones y en el sector público han sido recortados 40 por ciento.

Y al mismo tiempo, los impuestos han subido cerca de 25 por ciento.