Jalisco, Estado de México, Morelos, Guanajuato, Hidalgo y Coahuila son las seis entidades que más verán afectado su margen de maniobra financiero por la derogación del Impuesto Sobre Tenencia y Uso de Vehículos (ISTUV) en el ámbito federal a partir del 1 de enero del 2012, de acuerdo con la consultoría aregional.

En el 2011, la participación del ISTUV dentro de los ingresos propios de esos estado fue superior a 20%, lo que podría implicar futuras acciones en ajustes al gasto público de manera enérgica , incrementar las tasas impositivas, introducir nuevos gravámenes o recurrir a más endeudamiento, alertó la directora de Finanzas Públicas de la consultoría, Flavia Rodríguez.

Destacó que tarde o temprano los gobiernos locales tendrán que ajustar sus planes operativos y de inversión, ya que su capacidad de pago se verá disminuida y –con ello- su acceso al crédito.

De cada 100 pesos de los ingresos propios de Jalisco, 36 provinieron del cobro de la Tenencia en el 2011. A pesar de la participación relativamente importante del gravamen, no estableció el impuesto local para el ejercicio fiscal 2012.

Esto sorprende mucho, porque era uno de los estados en los cuales el impuesto representaba una parte importante de los ingresos de libre disposición. Hasta la fecha no ha legislado sobre nuevos gravámenes que compensen esa reducción, lo que significa que su flexibilidad presupuestal se va a ver afectada , alertó la especialista.

En el Estado de México el ISTUV representó 27.4% de los recursos propios en el 2011, en Morelos 24.2%, en Guanajuato 24.1%, en Hidalgo 23.5% y en Coahuila 22.5 por ciento.

Aun así –comentó la especialista- Morelos abrogó el impuesto y Guanajuato no lo legisló.

En el Estado de México e Hidalgo no pagarán Tenencia los propietarios de vehículos con valor de hasta 350,000 pesos y en Coahuila se otorgarán estímulos por el equivalente a 33% del impuesto que cause el ejercicio fiscal 2012 a los dueños de autos con un costo no mayor a 200,000 pesos.

Las entidades que decidieron no sustituir la Tenencia por un impuesto local renunciaron a un instrumento que les permitiría reaccionar ante choques financieros , sentenció Moody’s.

Flavia Rodríguez destacó que existen dos casos relevantes: Baja California y Chiapas. En ambos estados los recursos obtenidos eran pocos, pero importantes para su recaudación , comentó. El primero sólo cobrará el gravamen a propietarios cuyo auto tenga un valor igual o superior a 500,000 pesos. Qué porcentaje de su parque vehicular pagará el gravamen , se cuestionó. Chiapas la derogó, a pesar de su baja recaudación.

SE OLVIDAN DE LOS MUNICIPIOS

Destacó que, con excepción de Chihuahua y Sonora, las entidades no tomaron en consideración el efecto negativo que su decisión causaría a las arcas municipales. Los estados que optaron por no cobrar el impuesto de una u otra forma están dejando en una delicada situación a las haciendas de sus ayuntamientos, que dejarán de percibir mínimo 20% que les correspondía, de conformidad con lo que se establecía en la Ley de Coordinación Fiscal , manifestó.

SISTEMA COMPLEJO

De acuerdo con el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados, de las 32 entidades federativas del país, 18 aplicarán subsidios parciales y exenciones al impuesto en este año, seis otorgarán una subvención total, cinco la derogaron y tres la seguirán cobrando igual que en el 2011.

En este último rubro destaca el caso de Chihuahua, que estableció el gravamen denominado Contribución Extraordinaria de Infraestructura y Equipamiento para los Ayuntamientos.

El CEFP advirtió que las diferencias en el cobro de la Tenencia al interior del país propician que el sistema tributario mexicano sea más complejo .

En el 2011, las 32 entidades federativas recibieron por Tenencia 16,280 millones de pesos, es decir, 17.5% menos que el 2010, según cifras de la Secretaría de Hacienda.

EN NÚMEROS

17.5 por ciento cayó la transferencia de recursos de la Tenencia de la Federación a los estados en el 2011.

20 por ciento de la recaudación de Tenencia le correspondía a los municipios.

23 entidades aplicaron una subvención total o parcial al impuesto en el 2012.

fernando.franco@eleconomista.mx