Estados Unidos, el mayor accionista del Banco Mundial, prepara nominación para el cargo vacante que ha dejado el presidente Jim Yong Kim, de acuerdo con información recabada por el Financial Times.

De confirmarse la decisión de EU de nominar a un candidato, se dificulta la intención planteada por el Directorio Ejecutivo del Banco de realizar una selección meritocrática, pues ese país cuenta con el mayor poder de voto en el organismo, de 15.90%, lo que le permite inclinar él solo la balanza en cualquier votación.

En la terna de candidatos que analiza Estados Unidos, divulgada por el periódico especializado, se encuentran Ivanka Trump, hija del presidente de Estados Unidos, Donald Trump; la exembajadora de EU, Nikki Haley; el subsecretario para Asuntos Internacionales del Tesoro, David Malpass, y Mark Green, jefe de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional.

La publicación del Financial Times omitió comentario alguno sobre la hipotética nominación de Michelle Bachelet, expresidenta de Chile, a quien un columnista había identificado un par de días antes como posible candidata.

Pese a contar con credenciales para aspirar a la presidencia del Banco, la probabilidad de éxito en una competencia con un nominado de EU es bajísima, pues de entrada, una candidatura de Chile, cuyo voto tiene un peso de 0.44%, debe consensuarse entre los seis países con quienes comparte una silla en el Directorio Ejecutivo, es decir, tendría que convencer a su bloque en el Directorio para hacer la nominación.

Este grupo está integrado por Argentina (1.12%), Bolivia (0.14%), Chile (0.44%), Paraguay (0.10%), Perú (0.39%) y Uruguay (0.18 por ciento). Si Chile logra convencer a su silla de hacer la nominación, contaría de entrada con 2.37% del voto total.

Estados Unidos, en cambio, puede hacer la nominación sin consensuar con nadie y sólo votarla. A menos que se junten todos los demás países para echar abajo su propuesta.

El Financial Times también consideró que podrían nominarse Justin Yifu Lin, execonomista del Banco Mundial, y Nelson Barbosa, exministro de finanzas de Brasil.

Decisiones de peso

Las decisiones del Banco Mundial se asumen por votación de los 189 miembros. Sin embargo, cuando Estados Unidos levanta la mano, tiene el mayor peso en las resoluciones, ya que su voto vale 15.90% del total. Es el más alto y está apuntalado por la cuota que aporta al organismo, la mayor entre los 189 miembros.

Los otros siete países que cuentan con un poder de voto único otorgado por su aportación al Banco son Japón (6.89%); China (un voto que pesa 4.45%); Alemania, (4.03% del total); Francia (3.78%); Reino Unido (3.78%) y Arabia Saudita (2.79 por ciento).

Los demás países están agrupados en otras 18 sillas y su voto es consensuado entre los miembros de su equipo.

El voto de México pesa 1.69% y, en conjunto con su silla, consigue 4.66% del voto. En su grupo participan España (líder del grupo), Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Venezuela.

Según el Convenio Constitutivo del organismo, cada país miembro realiza una aportación económica calculada en función del tamaño de su economía y aportación al PIB mundial. Esta cuota garantiza un número de votos en cualquier decisión.

El encargado de elegir al director gerente es el Directorio Ejecutivo, que está integrado por 25 representantes de los países miembro.

[email protected]