El Banco de México (Banxico) advirtió que la llegada de la inflación al objetivo puntual donde se encuentra ahora (2.97%) no es resultado de la contracción económica ni es únicamente consecuencia del retroceso del precio de los energéticos.

Este nivel bajo responde a diversos aspectos como “la menor presión de los precios de energéticos que ha contribuido a la no subyacente; la política monetaria que ha favorecido la estabilización y gradual disminución de la inflación subyacente (...) y también ha contribuido la evolución del tipo de cambio que durante este año ha estado relativamente más estable”, precisó el director de Investigación Económica del instituto central, Daniel Chiquiar.

Al presentar el Reporte sobre las Economías Regionales, destacó que “es sostenible que la inflación se mantenga en niveles bajos” y argumentó que “las condiciones de holgura toman tiempo en influir a la inflación subyacente”.

“No podemos decir que el hecho de que ya hayamos bajado a la meta (de inflación) es únicamente como consecuencia de un retroceso en el precio de los precios de los energéticos respecto a lo que pasó en enero del 2017 (cuando se liberalizó el precio de las gasolinas).  Obviamente ha influido que las referencias internacionales han mostrado un mejor desempeño. Pero ya es ajeno a los eventos que se dieron en el 2017”.

El economista del Banco de México explicó que la actividad productiva no se encuentra en recesión, sino en un estancamiento y matizó que se ve mucha heterogeneidad entre las cuatro regiones en las que dividen al país.

“El estancamiento agregado es manifestación de la heterogeneidad que se ha dado a nivel sectorial y regional. Algunas regiones han sufrido más que otras los eventos de incertidumbre ”.

[email protected]