El ministro de Finanzas de Holanda, Jan Kees de Jager, dijo que todavía es posible que los Países Bajos alcancen un déficit presupuestario de 3% del PIB el próximo año, pese al fracaso en las negociaciones políticas en su país para reducir el gasto.

Holanda mantendrá su política fiscal sólida y le mostrará al mercado una reducción de su déficit y tendrá un nivel de finanzas gubernamentales sostenible , puntualizó De Jager.

La disciplina fiscal y el nivel de disciplina se mantendrán en un muy alto nivel en el futuro , agregó.

Holanda corre el riesgo de perder su calificación soberana máxima AAA si no logra ordenar sus finanzas, según economistas.

El diferencial de rendimiento de los bonos holandeses a 10 años subió 72 puntos base con respecto a sus equivalentes alemanes, los referenciales de la zona euro, desde 60 puntos el viernes.

Holanda enviará un programa fiscal a la Comisión Europea el 30 de abril y buscará apoyo en el Parlamento para los recortes presupuestarios. La Comisión Europea expresó su optimismo en que Holanda seguirá enfocada en reducir su déficit pese a la dimisión del gobierno y sugirió que las metas fiscales no estaban escritas en piedra.

LA RENUNCIA

El primer ministro holandés, Mark Rutte, ofreció el lunes la dimisión de su gobierno en medio de una crisis por los recortes presupuestarios, creando un vacío político en un país que apoyó firmemente un tratado fiscal de la Unión Europea e instó duramente a Grecia a ordenar sus finanzas.

Rutte dijo que ofreció la renuncia de su coalición minoritaria a la reina Beatriz después de un quiebre con el populista Partido de la Libertad, que había apoyado su gobierno durante los últimos 18 meses.

La turbulencia en lo que es tradicionalmente uno de los miembros más estables y prósperos de la zona euro sacudió los mercados financieros, ya inquietos porque el favorito en las elecciones francesas, el socialista Francois Hollande, se comprometió a renegociar el acuerdo para garantizar la estabilidad fiscal si llega a la Presidencia el próximo mes.

CALIFICACIÓN SOBERANA

MOODY’S NO DEGRADA A HOLANDA

El colapso de la coalición oficialista de Holanda por diferencias en torno de las medidas de austeridad es un factor negativo para el crédito local, pero no tiene impacto inmediato en la calificación AAA , informó la agencia Moody’s.

Sin embargo, si la agencia viera un debilitamiento del marco institucional holandés como un menor compromiso con la disciplina fiscal, la calificación podría enfrentar presiones bajistas, agregó Moody’s en un reporte.

Si bien la situación política del país se mantendría volátil hasta fin de año, la posición crediticia de Holanda está entrando a esta etapa desde una posición de relativa fortaleza , detalló la agencia, que mantuvo estable el panorama de la calificación.

El primer ministro holandés, Mark Rutte, ofreció su renuncia por una crisis al interior del gobierno en torno de los recortes al gasto creando un vacío de poder en un país que respalda fuertemente una mayor unión fiscal en Europa y que a menudo ha dado sermones a Grecia sobre cómo ordenar sus finanzas.