La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) concluyó la compra de las coberturas petroleras del primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador para blindar las finanzas públicas del país, ante la volatilidad que se tenga en los precios del petróleo.

En un breve comunicado, indicó que se cubrirá un precio de 55 dólares el barril de petróleo, lo cual coincide con el precio estimado de la mezcla mexicana que se presentó en el Paquete Económico 2019.

La compra de las coberturasse realizó bajo la vía de opciones tipo put, las cuales son cotizadas en los mercados financieros internacionales, con un costo de 23,489 millones de pesos.

Con ello, representarían una de las coberturas más caras que haya pagado el gobierno, pues en el 2018, si bien no se informó un costo oficial por parte de Hacienda, Luis Madrazo, quien fue economista en jefe de la dependencia, dijo que las coberturas del año pasado fueron por 24,134 millones de pesos.

La dependencia, que ahora está bajo el cargo de Carlos Urzúa, informó que, para cubrir los 55 dólares por barril, el gobierno utilizará recurso, del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP).

Aunque no dieron a conocer el monto destinado a la cobertura, refirieron que el FEIP cuenta con recursos por alrededor de 247,000 millones de pesos.

Hacienda explicó que los detalles de la contratación de piso vía put no se pueden dar a conocer debido a que podrían dificultar la ejecución y aumentar el costo de programas futuros.

Un programa positivo

Expertos consideran que el gobierno federal siguió con el programa de coberturas petroleras para enviar un mensaje de tranquilidad y prudencia a los mercados financieros, especialmente a las calificadoras ,de que se cuidarán las finanzas públicas del país.

“Las están contratando por ser un primer año de gobierno y con la idea de hacer un blindaje de las finanzas públicas y mandar mensajes de tranquilidad a los mercados”, expuso Héctor Villarreal, director general del Centro de Investigación Económica Presupuestaria (CIEP).

Refirió que el costo de las coberturas es alto porque México es un país que ya exporta poco, entonces no es mucho lo que se tiene que cubrir.

De acuerdo con el Paquete Económico del 2019, el gobierno contempla una producción petrolera de exportación de 1 millón 16,000  barriles diarios.

Raymundo Tenorio, economista del Tecnológico de Monterrey, comentó que si bien Hacienda no da a conocer el número de barriles de petróleo que se cubrirán, análisis de Bloomberg indican que a México, por no ser un país de la OPEP, el mercado no le acepta cubrir más de un tercio del número de barriles que ofertan en el mercado internacional.

Es decir, es probable que el volumen que esté asegurado con la cobertura sea de 338,000 barriles promedio diarios.

Coberturas no son tan útiles: Bursamétirca

Para Ernesto O’Farril, presidente de Bursamétrica, las coberturas petroleras que ha contratado el gobierno desde el 2001 no han sido tan útiles, si se considera que México tiene un mercado deficitario de hidrocarburos.

“Si bien en el 2015 fue sumamente conveniente tener estas coberturas, no sirve de mucho si somos un país deficitario en hidrocarburos. En gasolina importamos 75% y en gas 80%, entonces, podría ser perjudicial porque ambos (tienen precios) volátiles”.

Refirió que Bursamétrica entregó una propuesta al gobierno sobre administración de riesgos, la cual consiste en tener un programa de cobertura de importación de gasolina, así como del precio de importación de gas natural.

O’Farril indicó que no tiene claro cuánto dejó cubierto la administración anterior y cuánto el nuevo gobierno, “dudo que se hayan comprado coberturas en diciembre porque el precio estuvo muy bajo, incluso cerca de 40 dólares. Me parece que más bien, al momento de presentar el presupuesto, la mezcla de petróleo a 55 dólares el barril ya estaba cubierta desde mediados del año pasado”.

Finalmente, José Luis de la Cruz, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic), agregó que las coberturas petroleras han dado certidumbre al manejo de las finanzas públicas, por lo que es prudente continuar con ellas.