El gasto neto del sector público en julio fue por 516,468.5 millones de pesos, un incremento anual de 3.8%; si se consideran los siete meses del año, el gasto sumó 3.34 billones de pesos, un aumento de 2.4%, respecto del mismo periodo del 2019, de acuerdo con el informe mensual de finanzas y deuda pública de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

“Los resultados presentados en este informe continúan reflejando un manejo prudente de las finanzas públicas. Esto ha permitido dar respuesta a la coyuntura de salud y económica derivada de la pandemia del Covid-19, y blindar el gasto público destinado, principalmente, a la red de protección social”, expuso en su informe presentado el pasado viernes.

La dependencia explicó que, el gasto observado respecto al nivel previsto en el programa por 3.62 billones de pesos, fue menor en 183,804 millones de pesos, de los cuales 119,100 millones de pesos corresponden a gasto programable y 64,700 millones de pesos a gasto no programable. Desde su perspectiva no hubo un subejercicio, sino un ahorro.

Raymundo Tenorio, economista del Tecnológico de Monterrey, explicó que en el estricto lenguaje contable, dada la inédita caída de los ingresos presupuestarios, lo que se debe de reportar es un ahorro y no un subejercicio.

“En una empresa, si las ventas caen por efecto de la crisis se deben cuidar los gastos, por lo que se registra un ahorro, pero si las ventas no se hubieran caído y no se gastó conforme al calendario, entonces, ahí sí se reporta un subejercicio”, detalló.

La Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria define el subejercicio como “las disponibilidades presupuestarias que resultan, con base en el calendario de presupuesto, sin cumplir las metas contenidas en los programas o sin contar con el compromiso formal de su ejecución”.

Gasto programable crece 6.7% en julio

En julio, el gasto programable del sector público fue de 405,262.9 millones de pesos, 6.7% más que en julio del 2019. Si se considera el acumulado enero-julio, dicho gasto fue por 2.47 billones de pesos, un crecimiento anual de 4.8 por ciento.

Sólo en julio, el gasto corriente creció 7% con un total de 349,598.3 millones de pesos; mientras que el gasto de capital fue por 55,664.5 millones de pesos, un aumento de 4.6%, respecto de julio del año anterior. En el acumulado, dichos rubros presentaron un crecimiento de 1.8 y 20.5%, respectivamente.

Los ramos administrativos mostraron un mayor gasto en julio con un total de 137,343.4 millones de pesos, lo que significó un aumento anual de 25 por ciento. Si se consideran los siete meses se tiene que el gasto fue por 744,619.8 millones de pesos, 14.8% más que el mismo periodo del año anterior.

La Secretaría de Salud fue una de las dependencias que más aumentó su gasto en julio en 48%, con un total de 16,888.4 millones de pesos. En el acumulado reportó un gasto por 73,734.5 millones de pesos, 0.2% más que en los primeros siete meses del 2019.

Déficit asciende a más de 400,000 mdp

En enero-julio, el balance financiero del sector público presentó un déficit de 414,644.9 millones de pesos, el cual es mayor a lo que se observó en los primeros siete meses del 2019 por 153,073.7 millones de pesos.

En el balance primario se reportó también un déficit de 9,845.3 millones de pesos; lo cual contrasta con el superávit que se reportó en enero-julio del 2019 por 215,757.9 millones de pesos.

La medida más amplia de la deuda, el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del sector Público, se ubicó en 12.02 billones de pesos, 10.6% más que en enero-julio del 2019.

elizabeth.albarran@eleconomista.mx