El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró en julio un avance mensual de 0.54%, con lo cual la tasa de inflación anual se ubicó en 4.81% y, de esta manera, hiló dos meses consecutivos al alza, según datos del Instituto Nacional de stadística y Geografía (Inegi) y 19 meses por arriba del objetivo del Banco de México, de 3% +/- 1 punto porcentual.

El dato de julio se explicó, de acuerdo con analistas, por incrementos en los precios de frutas y verduras así como en el costo de los energéticos que, durante el año, ha sido una constante presión para la inflación.

Al interior del reporte se puede observar que el rubro de no subyacente —en donde se encuentran los productos agropecuarios así como los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno— presentó un incremento de 1.27% mensual y una tasa de 8.38% anual.

Lo anterior se debió a la variación de 17.63% anual que presentaron los energéticos, mientras que las tarifas autorizadas por el gobierno avanzaron 4.30 por ciento.

“Las alzas en los precios internacionales del petróleo han permeado en los costos correspondientes a los bienes de consumo, como lo son las gasolinas y el gas LP. En este sentido, el componente de energéticos de la canasta básica ha mostrado una continua aceleración, pasando de una variación anual de 7.00% en enero a 17.63% en la última lectura”, explicó Alejandro Saldaña, analista de Ve por Más (Bx+).

En la parte agropecuaria, el costo de los productos pecuarios se elevó 2.94%, mientras que las frutas y verduras registraron una modesta disminución de 0.67 por ciento.

SUBYACENTE AVANZA

El índice de precios subyacente —en donde se eliminan los bienes y servicios cuyos precios son más volátiles— aumentó 0.29% mensual, con lo que se ubicó en una tasa anual de 3.63% y sumó dos mees de avances.

El reporte expone que el rubro de mercancías presentó un aumento de 3.99% anual, en mayor medida por los incrementos que presentaron los alimentos, bebidas y tabaco de 4.51%, mientras que las mercancías no alimenticias avanzaron 3.55 por ciento.

“Las mercancías no alimenticias rompieron su tendencia a la baja. Tradicionalmente, presentan una caída en verano, derivada de la temporada de descuentos en comercios, misma que tuvo una menor magnitud en una diversidad de productos en el presente año en relación con el anterior”, refirió el analista de Bx+.

No obstante, expuso que no se descarta que el alza en los precios de las mercancías no alimenticias también fuera resultado de un modesto traspaso de las alzas en el tipo de cambio que se observaron en meses anteriores.

Por su parte, el rubro de servicios aumentó 3.33% anual, impulsado en mayor medida por el aumento de 4.79% de las colegiaturas, mientras que los costos de la vivienda registraron una tasa de 2.56 por ciento.

En la parte de otros servicios, éstos aumentaron sus costos en 3.61%, lo que también se entendió por un efecto estacional, en el periodo vacacional los servicios relacionados al turismo y transporte aéreo presentan incrementos.

PERSISTENCIA

El incremento de los precios de los energéticos ha presionado a la inflación en lo que va del año y, con el aumento del precio internacional del petróleo, es probable que ese rubro siga presionando en el corto plazo, coincidieron analistas.

Sin embargo, indicó un análisis de Invex, la reciente apreciación del peso debería facilitar la contención de los precios subyacentes, por lo cual mantienen su pronóstico de cierre de año de 4.3%, aunque no descartan una revisión al alza ante “la acumulación de presiones adicionales en el rubro no subyacente”.

En este sentido, Alejandro Saldaña refirió que, aunque la presión será persistente, no prevén que el Banxico suba su tasa de interés objetivo —que actualmente se encuentra en 7.75%— en la siguiente reunión de octubre.

NUEVA METODOLOGÍA

A partir del 23 de agosto, el Inegi utilizará una nueva metodología para medir la inflación. Contará con un nuevo año base, referido a la segunda quincena de julio de 2018.

“Las principales características que tendrá el INPC a partir del cambio de año base serán la actualización de la canasta de bienes y servicios genéricos de acuerdo con los conceptos de gasto reportados en las encuestas especializadas más recientes que ha realizado el Instituto sobre el gasto en los hogares mexicanos. La canasta de bienes y servicios estará conformada por 299 genéricos. Actualmente, ésta es de 283”, refirió el Inegi.

Agregó que para dar mayor precisión, se incluirán al índice nueve áreas geográficas pasando así de 46 a 55 áreas urbanas. Asimismo, se incluirán resultados por entidad federativa.