Los Ministros de Finanzas del Grupo de los 20 (G20) respaldaron, en su reunión de este viernes y sábado, el acuerdo histórico para gravar a las empresas multinacionales con un impuesto mínimo global de 15%, tal como lo acordaron a inicios del mes 132 jurisdicciones y países del Marco Inclusivo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

“En materia de impuestos, logramos un importante acuerdo. Muchos colegas lo definen como histórico, y es para tener una más estable y justa arquitectura del sistema fiscal internacional”, declaró en conferencia Daniele Franco, ministro de Finanzas de Italia.

El G20, que se reunió en Venecia, Italia, se dijo “satisfecho” ante el acuerdo —que entraría en vigor en el 2023— y llamaron a los países a abordar de manera rápida los problemas restantes para finalizar el diseño del marco que ha sido respaldado.

“Invitamos a todos los miembros del Marco Inclusivo que aún no se hayan unido al acuerdo internacional a que lo hagan. Acogemos con satisfacción el proceso de consulta con los países en desarrollo sobre la evaluación del progreso logrado a través de su participación en el Marco Inclusivo y esperamos con interés el informe de la OCDE en octubre”, dijo en un comunicado.

A inicios de mes, el Marco Inclusivo de la OCDE llegó al acuerdo histórico. Inicialmente, 130 de las 139 jurisdicciones que conforman al Marco Inclusivo respaldaron el proyecto; días después, Perú y San Vicente y las Granadinas se unieron con lo cual el número aumentó a 132.

En tanto, Barbados, Estonia, Hungría, Irlanda, Kenia, Nigeria y Sri Lanka fueron los países y jurisdicciones que no se negaron a aceptar el acuerdo.

El acuerdo para implementar un impuesto mínimo global trata de evitar la evasión fiscal que muchas empresas multinacionales realizan y que hacen que los fiscos pierdan, año tras año, millones de pesos.

Lo anterior sucede toda vez que varias empresas, sobre todo grandes, están registradas en ciertos países con tasas de impuestos bajas —conocidos como paraísos fiscales— y además, tienen filiales con presencia física en otras regiones, situación que aprovechan para evadir impuestos y que, termina por dañar a los fiscos de los países al perder recaudación.

Además, el impuesto también va enfocado a combatir el problema que ha generado en los últimos años la economía digital, en donde empresas como Facebook, Google, Amazon, Apple y similares obtienen millones de ingresos sin necesariamente tener presencia física en los países, situación que aprovechan para evadir impuestos.

De acuerdo con primeras estimaciones, el impuesto mínimo global dejaría una recaudación, a nivel internacional, de 150,000 millones de dólares al año, y afectaría alrededor de 10,000 grandes empresas multinacionales.

Yellen pide reconsiderar “Tasa Google”

Janet Yellen, secretaria del Tesoro de Estados Unidos, pidió a la Unión Europea que reconsidere su proyecto de tasa digital, también llamada “Tasa Google”, ya que el problema con empresas digitales como Google y similares se vería abordado por el impuesto mínimo global.

El proyecto que tiene la Unión Europea ha sido implementado en algunos países, como España y Francia, en donde se les cobra un tipo de impuesto especial a las empresas digitales, la mayoría de origen estadounidense.

“(Con el acuerdo alcanzado) se invita a los países de la Unión Europea a desmantelar las tasas digitales existentes que Estados Unidos considera como discriminatorias, y abstenerse de instaurar medidas similares en el futuro”, dijo.

Transformación digital y recuperación

Por otro lado, los Ministros de Finanzas de las 20 economías industrializadas y emergentes más importantes del mundo, reconocieron el potencial que tiene la transformación digital para impulsar la productividad, a la vez de fortalecer la recuperación de la economía tras la crisis del Covid-19 y contribuir a una prosperidad que llegue a más personas.

“Reafirmamos que aprovechar la gran cantidad de datos producidos por la digitalización es fundamental para informar mejor nuestras decisiones”, señalaron en su comunicado.

Agregaron que continuarán fortaleciendo el monitoreo y la preparación para afrontar los riesgos globales a través de “una integración sistemática del clima, la salud y otros riesgos”, esto para mejorar el diseño de políticas futuras.

Reducirá al mínimo la evasión de multinacionales

Arturo Herrera Gutiérrez, secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), indicó que el acuerdo para implementar un impuesto mínimo global ayudará a disminuir la evasión fiscal de las empresas multinacionales.

Desde Venecia, Italia, destacó que los ministros de finanzas y los gobernadores apoyaron el acuerdo que se alcanzó a inicios de mes de implementar una tasa de 15% a las empresas multinacionales.

“Acabamos de concluir una reunión desde el G20 que teníamos los ministros de Finanzas y los gobernadores de bancos centrales. Fueron reuniones extraordinariamente exitosas sobre todo porque el punto más importante que estábamos discutiendo era la aprobación del impuesto mínimo global, en donde llegamos a un acuerdo de carácter histórico que va a garantizar disminuir al mínimo la evasión fiscal que existe, sobre todo, entre las grandes empresas”, dijo.

En otros temas, el secretario apuntó que se habló sobre la recuperación desigual de la economía entre los sectores y países, además de que los países coincidieron en que se deben seguir monitoreando los riesgos y preparar respuestas para futuras pandemias y/o cambio climático.

“Todos concluimos que estamos en una etapa de recuperación, pero también tuvimos que aceptar que estamos en una recuperación asimétrica”, aseveró.

Otro de los temas que se trataron fue la revisión de la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda de los países más pobres, además de discutir mecanismos para lograr un uso eficiente de los Derechos Especiales de Giro que el Fondo Monetario Internacional distribuirá entre sus miembros en agosto.

Esta fue la última reunión de Herrera con los ministros de Finanzas del G20 al frente de Hacienda. Dejará el cargo el próximo 15 de julio.

ana.martinez@eleconomista.mx