?El Consejo Constitucional francés anuló el impuesto de 75% para contribuyentes con ingresos superiores a 1 millón de euros anuales, una de las medidas estrella del proyecto del presupuesto para el 2013 adoptado por el gobierno de izquierda de Francois Hollande, indicó un comunicado de la institución.

Poco después, el primer ministro, Jean-Marc Ayrault, anunció que el gobierno propondrá un nuevo dispositivo para poder aplicar el impuesto.

Los miembros del Consejo consideraron que la medida no respeta el principio de igualdad frente a las cargas públicas y que el nuevo impuesto está basado en los ingresos de cada persona física y no tienen en cuenta los ingresos por familia, como es el caso en el Impuesto Sobre la Renta.

El Consejo Constitucional también rechazó las modalidades de cálculo del llamado Impuesto Sobre la Fortuna (ISF), que tenía en cuenta hasta ahora ingresos del capital que el contribuyente no ha realizado .

El impuesto excepcional de 75% para los más ricos iba a aplicarse durante dos años a los contribuyentes con ingresos superiores a ?1 millón de euros anuales.

Esta medida, ante todo simbólica, iba a afectar a cerca de 1,500 personas que hubieran pagado 140,000 euros de media.

El Consejo Constitucional fue solicitado por el principal partido de la oposición, UMP (derecha), totalmente opuesto a la política fiscal del presidente Francois Hollande.

La decisión del Consejo Constitucional llega después de la polémica sobre el exilio fiscal del actor francés Gérard Depardieu, que se instaló en Bélgica para pagar menos impuestos.

El Consejo Constitucional aprobó, sin embargo, un subsidio fiscal de 20,000 millones de euros, una de las principales medidas para mejorar la competitividad de las empresas del gobierno socialista de Jean-Marc Ayrault y aprobada por el Parlamento.

No obstante, el proyecto todavía tiene que ser presentado por segunda vez ante el Parlamento.