Sólo tres de cada 10 entidades federativas tienen una situación financiera medianamente satisfactoria, lo que evidencia la fragilidad que tienen sus arcas por la gran dependencia de las transferencias federales y la débil recaudación de ingresos propios, advirtió la consultoría aregional.

Incluso, el estado mejor calificado, que fue Querétaro, con 79.3 puntos, muestra un resultado no tan satisfactorio , pues son 100 unidades que podría alcanzar de conseguir una mayor generación de recursos propios, una más eficiente administración de su endeudamiento, un mejor control de gasto administrativo, una mayor generación de ahorro interno y esfuerzos para canalizar capital hacia la inversión productiva.

En promedio, la evaluación del Índice de Desempeño Financiero de las Entidades Federativas (IDFEF 2012) alcanzó una calificación de 61.9 puntos.

Por tercer año consecutivo, Querétaro y Campeche lideraron el indicador y, junto con ellos, otras nueve entidades se ubicaron en el grupo de estados de alto desempeño.

Se trata de Hidalgo, Morelos, Nuevo León, Baja California, Guerrero, Chihuahua, Estado de México, Distrito Federal y Aguascalientes.

En el extremo opuesto se encuentran otras 11 entidades, cuya situación financiera es relativamente complicada: Oaxaca, San Luis Potosí, Chiapas, Yucatán, Nayarit, Zacatecas, Michoacán, Tabasco, Sonora, Veracruz y Coahuila.

De acuerdo con aregional, en los resultados se recoge el devastador golpe que tuvo en sus finanzas los efectos de la crisis del 2009, que fue agravada por la emergencia sanitaria de ese año .

LAS FOTOGRAFÍAS

En conferencia de prensa para presentar los resultados del índice 2008-2012, la directora de Finanzas Públicas de la consultoría, Flavia Rodríguez, explicó que 12 entidades mejoraron su posición dentro del índice en relación con la que obtuvieron en el periodo 2007–2009.

Aguascalientes, por ejemplo, escaló 15 posiciones, tras apretarse el cinturón reduciendo al mínimo las inversiones, generando mayores ingresos y teniendo un control de su gasto administrativo.

El DF también subió 10 posiciones por la importante amortización de deuda e incremento de ingresos propios, a pesar de ser una de las entidades con más alto nivel de pasivos.

Al Estado de México, dijo, le ayudaron mucho los Proyectos de Prestación de Servicios (PPS) para hacer el financiamiento de obras de infraestructura necesarias, mientras el gobierno iba reestructurando su deuda.

RECETA RECAUDATORIA

Acerca de la necesidad que tienen a nivel general los gobiernos estatales para aumentar sus ingresos propios, la especialista coincidió con la propuesta del Fondo Monetario Internacional de impulsar una mejor y más eficiente fiscalización del Régimen de Pequeños Contribuyentes, cuya administración y uso es potestad de las entidades.

Sobre todo beneficiarían mucho en el sureste del país, donde hay muchos changarritos. Podrían tomar el exitoso caso de Baja California en este sentido.

[email protected]