Alberto Fernández asumió a la presidencia de Argentina con un discurso en el que intentó hacer un repaso de la herencia recibida, así como también plantear algunos lineamientos sobre lo que busca lograr durante su gestión. En sus palabras, existieron algunas frases polémicas en relación a la deuda y un mensaje para los acreedores. El mercado lo tomó con cierto grado de cautela y tanto los bonos como las acciones operaron a la baja.

En sus primeras palabras como presidente de Argentina, Fernández hizo referencia a que la deuda se pagará, pero que primero el país deberá crecer. Esto impone cierto grado de condicionamientos en cuanto a las negociaciones en el proceso de reestructuración de la deuda y no fue bien recibido por operadores.

En su último informe, el FMI proyectó que el PIB de Argentina caerá 3.1% en el 2019 y que en el 2020 bajará 1.3 por ciento. El fondo espera que “en Argentina la economía se contraiga más en el 2019, debido a la pérdida de confianza y al endurecimiento de las condiciones de financiamiento externo”.

Sobre este punto, el FMI expuso que “las elecciones primarias de agosto produjeron un fuerte aumento del rendimiento de los bonos públicos en medio de una venta masiva general de activos nacionales”. Y para el próximo período, el FMI “proyecta que la economía argentina se contraiga nuevamente en el 2020, pero no tanto como este año”.

Además, Fernández destacó que espera delinear un plan económico propio y sin dejarse influenciar por las sugerencias o condicionamientos de “técnicos imprudentes”, como guiño al FMI.“No vamos a repetir la triste historia de misiones de técnicos imprudentes que prometen planes que no pueden cumplir y toman decisiones que luego terminan comprometiendo el destino de millones de argentinas y argentinos”, dijo.

El impacto del mercado

En la primera rueda de operaciones en la era Albertista, el mercado operaba a la baja con el S&P Merval en negativo, rondando 2% de pérdidas mientras que los bonos caían 1.5% en promedio.

El Bonar 2024 operaba con una caída de 1.5%, similar al Bonar 2020, que perdía 1.2% a media rueda. En la parte más larga de la curva, los bonos también registran un retroceso de 1% para el Century y 1.3% para el Bonar 2037. El DICA caía 0.6 por ciento.

Sabrina Corujo, directora de Portfolio Personal Inversiones, entendió que el discurso de Alberto Fernández fue moderado y que bajó el tono de campaña.

“Creo que fue un discurso relativamente bueno, moderado, a pesar de algunos pasajes que fueron quizás un poco más fuertes. Dejó el tono de campaña que tuvo hasta hace una semana, algo que podría ser un buen dato. Sobre la deuda, puntualmente, dijo lo que se esperaba y que viene repitiendo en las últimas semanas, es decir, que Argentina debe crecer primero para pagar después”, agregó Corujo.

Con una visión más crítica, un operador de bonos de un banco local señalaba que era de esperar que en el discurso de asunción haga alusión y criticas al FMI y a la gestión de Macri.

“Si bien fue medido en sus palabras y no fue agresivo en cuanto a la herencia recibida, los dichos relacionados con el pago de la deuda eran esperables. Semanas atrás tanto Alberto dejó trascender que consideran que para poder empezar a pagar primero se tiene que crecer”.