Carlos Ramírez Fuentes, extitular de la Consar, mencionó que la iniciativa para reformar el sistema de pensiones que envió este viernes el Presidente al Congreso, contiene la esencia de lo que se había anunciado en julio. La gran mayoría de los temas ya se sabían. Aunque uno de los pendientes era el nivel de detalle de las aportaciones.

Ramírez Fuentes consideró que la reforma es un gran beneficio para los trabajadores. Sin embargo, hay dos puntos que sobresalen. El primero es qué afectaciones podrá tener sobre el mercado laboral, en donde el gobierno se verá beneficiado del incremento en las aportaciones.

El segundo punto radica en la cuota social, hoy mismo la reciben los trabajadores que ganen hasta 10 salarios mínimos, el documento establece que sólo la reciban aquellos que ganan de uno a cuatro salarios mínimos. Y con ese mismo monto de recursos se eleva el monto de la cuota social al trabajador de entre uno y cuatro, y esto lo hace más progresivo, explicó.

“El gobierno está cuidando que el incremento en la aportación patronal no distorsione demasiado el mercado laboral, evitando que el aumento en las aportaciones se concentre en los de menores ingresos que son la mayor parte de los trabajadores”,dijo.

Incremento de la cuota patronal, contraproducente

Por su parte, Mario DiConstanzo, ex-titular de la Condusef, consideró que al subir las aportaciones al patrón se podría generar un “impuesto al trabajo” y eso quitaría los incentivos para contratar a más personas.

“Lo que se debería de hacer es que ambos incrementaran sus aportaciones, no en la misma magnitud, pero el trabajador podría aumentar anualmente su tasa de aportación”, plenteó.

Con respecto a las comisiones de las afores, mencionó, se cobra sobre el saldo. Los países como Colombia, Chile o Estados Unidos toman la comisión sobre el flujo, es decir, la comisión se cobra sobre lo que está ahorrado y sobre el incremento del ahorro año con año.

El documento busca que las comisiones en las afores baje a 0.54% desde 0.98% que es el promedio de la Consar; sin embargo, es necesario que la reducción sea paulatina.

Dejó en claro que, desde su periodo en la Condusef, ha sentido que la gente no considera propio su ahorro.

Para Di Costanzo, debería de haber más transparencia en el sistema y plantear que no se cobre el ISR cuando una persona desee retirar dinero de su afore.

Reforma incompleta

Por su parte, Elías Micha Zaga, experto en pensiones, considera que reducir las semanas de cotización, incrementar el monto de las aportaciones y bajar las comisiones que cobran las afore es un efecto positivo. Sin embargo, es una reforma incompleta porque 30 millones de trabajadores, bajo este esquema, no podrán tener una pensión digna.

“En México se debe dejar de parchar problemas con soluciones transitorias que a veces terminan alargando los problemas”, finalizó.

Hizo mención que se deben de buscar salidas permanentes para las pensiones. Por ejemplo, buscar una pensión universal sería muy positivo. Además, dejó en claro que se debe de incentivar la subcontratación porque ha logrado generar trabajos productivos y bien remunerado.

valores@eleconomista.mx