El Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó su pronóstico de crecimiento para México en 7 décimas de punto respecto a su previsión de abril, ahora estima que la expansión de la economía mexicana este año será de 0.9 por ciento. De acertar con su estimación, la actividad económica registrará la menor expansión económica en 10 años.

En la actualización de Expectativas Económicas Mundiales del FMI, el diagnóstico para México incorpora el impacto de “la incertidumbre en torno a las políticas públicas y el futuro del comercio, el deterioro de la confianza y el aumento de los costos del endeudamiento que podrían seguir creciendo tras la reciente rebaja de la calificación soberana”.

Escenario que resulta de una inversión que sigue siendo débil; del consumo privado que sentenciaron los expertos de la institución dirigidos por Gita Gopinath, consejera económica del organismo.

La tasa de crecimiento estimada por el FMI en 0.9% es inferior a 1.6% que previó en abril; queda muy lejos de 2.1% estimado en enero y deja atrás el punto medio del rango estimado y revisado de crecimiento de la Secretaría de Hacienda.

Para el año entrante, el segundo del gobierno de Andrés Manuel López Obrador anticipan un crecimiento de 1.9%, tasa similar a la prevista en abril que, sin embargo, está debajo de 2.2% previsto en enero.

Comercio, otro riesgo

En el documento explican que las medidas de política tanto en el plano multilateral como nacional son cruciales para afianzar el crecimiento.

“Las necesidades apremiantes consisten en reducir las tensiones comerciales y tecnológicas y despejar sin demora la incertidumbre en torno a los acuerdos comerciales (entre ellos, el acuerdo entre el Reino Unido y la Unión Europea así como la zona de libre comercio conformada por Canadá, México y Estados Unidos”.

Precisa que “los países no deben recurrir a los aranceles para influir en la balanza comercial bilateral ni como remplazo del diálogo con el fin de presionar a otros a efectuar reformas”.

Refieren que en mayo se amplió el alcance de las tensiones “ante la amenaza de Estados Unidos de aplicar aranceles a las importaciones de México si este país no adoptaba medidas para frenar las migraciones transfronterizas”.

Enfatizaron que “si bien las tensiones se atenuaron en junio, el logro de acuerdos duraderos que resuelvan las diferencias sigue dependiendo de negociaciones que podrían ser prolongadas y complejas”.

Se desacopla de EU

En las expectativas del FMI, los expertos del organismo revisaron al alza su pronóstico de crecimiento para Estados Unidos, principal socio comercial de México.

Para este año, ven expandiéndose a una tasa de 2.6% que contrasta con 2.3% previsto en abril.

Al cumplirse su pronóstico, se confirmaría el diagnóstico del banco de inversión Bank of America Merrill Lynch, que hace dos semanas previó que este 2019 será el primer año en más de dos décadas que el crecimiento mexicano se desacopla del ciclo estadounidense.

Para el año entrante, el FMI mantuvo sin cambio su expectativa de crecimiento en 1.9% para EU, lo que confirmaría una importante desaceleración de la economía.

FMI sí tiene otros datos

Después de la publicación de las perspectivas económicas actualizadas del FMI, el tipo de cambio llegó a 19.14 pesos por dólar y cerró con una depreciación de 0.62 por ciento. Mientras el Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores hiló su sexta baja consecutiva, también presionado por la caída de las acciones de Bimbo.

Esta reacción al dato del FMI es explicada por el jefe de Research para América Latina en Barclays, Marco Oviedo, quien comenta que el mercado asume que el FMI tiene autoridad y experiencia en muchos temas económicos, que cuenta con más recursos que una correduría para realizar sus diagnósticos, y que tiene acceso a información más cercana a la realidad de los países, lo que favorece que sus expectativas sean más certeras.

Considera que el recorte de 7 décimas de punto en la expectativa para México fue “menos dramático” que el aplicado por cualquier otro participante del mercado, pues tienden a ser más conservadores.

El pronóstico de Barclays para el crecimiento de México está en 0.5% y el estratega advierte que podría bajar más si se deterioran las condiciones domésticas y externas en lo que resta del año.

Sector de manufacturas avanza

Aparte, el economista en jefe para México de BNP Paribas, Joel Virgen, dice que el pronóstico de ellos para este año es de 1%, con cierto sesgo a la baja que podría ser confirmado tras conocerse el dato del Indicador Global de la Actividad Económica y la cifra oportuna del Producto Interno Bruto del segundo trimestre.

El estratega descarta que exista una desacoplamiento del ciclo económico mexicano con el de Estados Unidos, pues el vínculo más estrecho entre ambos está en el sector de las manufacturas, que sigue siendo paralelo.

Dice que las autoridades de todo el mundo suelen mantener una postura mucho más constructiva en el promedio de la actividad económica, que tiene dos razones: los intereses de la administración de hablar de un desempeño sano y robusto y otra que tiene que ver con expectativas. En la medida que se logre una idea en un entorno económico favorable, se pueden atraer más inversiones para hacer más atractivo llegar al país.

 

Recorta pronósticos en más de 50% de economías, por incertidumbre

El Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó su expectativa de crecimiento mundial en 1 décima de punto para éste y el próximo año, y ahora anticipa una expansión de 3.2% para el 2019 y de 3.5% para el 2020.

En su actualización de expectativas de medio año, recortaron sus pronósticos sobre ocho economías de las 15 contempladas en el reporte, siendo el ajuste a la baja más considerable, el dirigido a Brasil.

Según las cuentas del organismo, la economía carioca dirigida por Jair Bolsonaro registrará un crecimiento de 0.8% este año, una tasa que se encuentra lejos de 2.1% estimado en abril pasado. El recorte fue de 1.3 puntos porcentuales, explicado por “el deterioro en el ánimo de los inversionistas y consumidores ante la persistente incertidumbre acerca de la aprobación de la reforma en pensiones y otras reformas estructurales”.

El segundo mayor ajuste fue aplicado sobre la estimación para México. Hace dos meses, los expertos previeron que el crecimiento del PIB mexicano sería de 1.6%; ahora, advierten que la debilidad de la inversión, la desaceleración del consumo privado, así como el deterioro de la confianza limitarán la expansión de México a una tasa de 0.9 por ciento.

El menor dinamismo de las economías más grandes de América Latina tendrá impacto negativo en el desempeño del PIB regional, lo que orilló a recortar la expectativa de la región en 8 décimas de punto para este año. Así, anticipan un crecimiento de 0.6%, lejos de 1.4% previsto en abril.

Guerra comercial, riesgo latente

En la actualización de expectativas de medio año, los economistas del Fondo consignan que el endurecimiento de la guerra comercial entre China y Estados Unidos y la amenaza de los aranceles sobre la industria automotriz son los mayores riesgos para el desempeño mundial.

Este escenario genera presiones a la baja sobre las expectativas de todos los países y afecta de forma particular a las economías emergentes.

De acuerdo con el diagnóstico del Fondo, China, que es la segunda economía del mundo, tendrá un crecimiento inferior al estimado en abril en 1 décima de punto para éste y el año entrante. Ahora, anticipan que conseguirá una expansión de 6.2% para el 2019 y de 6% para el 2020.

La economía que conseguirá la mayor expansión, será India, para quien prevén un PIB de 7% este año y 7.2% en el 2020. Aunque, pese a su sólido desempeño, los técnicos del Fondo ajustaron a la baja su expectativa prevista en abril, en 3 décimas de punto para ambos años.

Avanzadas con eu al frente

El pronóstico actualizado del FMI anticipa que las economías avanzadas conseguirán en conjunto un avance de 1.9% para este año, 1 décima de punto superior al de abril, y para el próximo de 1.7% sin cambios respecto a las previsiones de abril.

En este grupo, la economía más dinámica será la de Estados Unidos, con una expansión de 2.6%, esto es 3 décimas de punto más respecto al estimado de abril.

Para la eurozona, anticipan un avance de 1.3% este año, similar al previsto hace tres meses. Anticipan que Japón, la tercera economía del mundo, conseguirá un crecimiento de 0.9%, que es 1 décima inferior al de abril.

En la presentación de esta actualización, la consejera económica del FMI, Gita Gopinath, consignó que la incertidumbre es el punto clave en su diagnóstico menos optimista para la economía mundial.

[email protected]