La evasión fiscal le cuesta al país alrededor de 1 billón de pesos al año, lo cual representa cerca de 4% del Producto Interno Bruto (PIB), indicó Carlos Urzúa, secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

“La evasión fiscal es un asunto muy grave, representa varios puntos del PIB. Si el PIB para este año será de 25 billones, cada punto representa cerca de 250,000 millones de pesos. Entonces, la evasión fiscal cuesta 1 billón de pesos”, expuso en conferencia de prensa.

Comentó que con la fuga de recursos se podría financiar diferentes programas, como la pensión para adultos mayores o el Tren Maya, a lo largo de los próximos seis años.

Por ello, el funcionario anunció una firma de convenio con el Instituto Nacional Electoral (INE), el cual permitirá el intercambio de información entre ambos organismos para detectar de manera más ágil e inmediata algún fraude fiscal por robo de identidad.

Es decir, el INE permitirá el uso del servicio de verificación en línea de datos de la credencial de elector a la SHCP y otro tipo de herramientas para atender conductas ilícitas.

“Esto permitirá a Hacienda atender diversos problemas en materia de fiscalización, pues se tendrán herramientas que permitan detectar conductas ilícitas que atenten contra la identidad de algún ciudadano”, sostuvo el funcionario.

Mencionó que, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), durante el primer semestre del 2017 se registraron 16,596 casos de robo de identidad, lo que generó pérdidas por más de 2,500 millones de pesos.

Se protegerá información

Lorenzo Córdova, consejero presidente del INE indicó que se tendrá un control de resguardo, actualización y depuración permanente de la base de datos personales.

Es decir, se hará una entrega de información, sin que se vulnere la confianza de los ciudadanos que le entregan sus datos al INE cuando se registran en el Padrón Electoral, o bien, cuando realice algún movimiento ante el organismo autónomo, afirmó.

“Estamos hablando de la posibilidad de autenticar la información que las instancias hacendarias obtienen con la base de datos más grande, vigilada, segura y actualizada que tiene el país (la del INE)”, puntualizó.

Destacó que dicha base abarca más de 90 millones de registros: “Es la base biométrica más completa, tanto en términos de biometría dactilar como de biometría facial”.

Córdova agregó que la firma del convenio con la SHCP también reforzará las bases para que el INE pueda cumplir con la fiscalización de los recursos de los partidos políticos y de los candidatos durante las campañas electorales.

“El punto es agilizar y mejorar no solamente la calidad de la información, sino generar las bases para que ocurra de una forma armónica y sincronizada con distintas instancias gubernamentales”, agregó.

El convenio incluye la colaboración entre el INE, la Procuraduría Fiscal de la Federación, el Servicio de Administración Tributaria (SAT), la CNBV y la SHCP.

Con respecto al recorte presupuestario que tendrá el INE para este 2019, comentó que esperan que la SHCP les dé buenas noticias.

“Las elecciones van adelante, no están en riesgo por el tema financiero. Estamos expidiendo una cantidad muy importante de credenciales sin ningún tipo de incidentes, es decir, no estamos suspendiendo la emisión de credenciales”, añadió.

Dijo que ninguna de las obligaciones que tiene el INE se han suspendido por falta de recursos: “Sí tenemos un boquete presupuestal que, de no subsanarse, nos va a impedir cumplir a cabalidad todas esas obligaciones legales y constitucionales hacia el cierre del año”.

SAT pondrá lupa a evasores

En su momento, Margarita Ríos-Farjat, jefa del SAT, comunicó a El Economista que uno de los mayores propósitos de este órgano es reforzar el combate a la evasión fiscal, especialmente en lo relacionado con la creación de empresas fantasma, con las cuales los contribuyentes evaden el pago de sus impuestos.

“Tenemos el gran reto de hacerle frente a todas las formas de sabotaje al principio constitucional que ordena que todos debemos contribuir al gasto público. Aquí no es labor de una sola institución, sino de la sociedad entera. Vamos a recrudecer y reforzar las medidas que haya que tomarse para erradicar la evasión fiscal”, acotó.

Ríos-Farjat es partidaria de que, antes de hacer una reforma fiscal, primero se debe terminar con este tipo de problemas: “No todo se soluciona alzando o bajando impuestos. Cuando tienes agujeros serios en la recaudación”. (Con información de Belén Saldívar)