El crecimiento del empleo en Estados Unidos fue mayor a lo esperado en enero, debido a que las constructoras y minoristas aumentaron las contrataciones, lo que probablemente dará al gobierno de Donald Trump un buen comienzo en su búsqueda por impulsar a la economía y al mercado laboral.

Las nóminas no agrícolas aumentaron en 227,000 puestos de trabajo el mes pasado, el mayor incremento en cuatro meses, informó el Departamento del Trabajo. Pero la tasa de desempleo subió en una décima porcentual a 4.8%, y los salarios crecieron modestamente, lo que sugiere que aún hay cierta capacidad ociosa en el mercado laboral.

Revisiones a los datos de noviembre y diciembre mostraron que la economía creó 39,000 empleos menos a lo informado previamente. Aun así, el mercado sigue mejorando y pronto podría producir un ritmo más veloz en el aumento de los salarios.

Otro dato publicado mostró que los nuevos pedidos de bienes fabricados en Estados Unidos subieron más de lo previsto en diciembre y los envíos aumentaron con fuerza, lo que ofrece más evidencias de un repunte en la actividad manufacturera.

Crecimiento del salario, preocupa

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que las nóminas no agrícolas subieran en 175,000 el mes pasado y que la tasa de desempleo se mantuviera sin cambios en 4.7 por ciento.

El ingreso promedio por hora de los trabajadores apenas subió 0.1%, por debajo de las expectativas de alza de 0.3 por ciento. El aumento de los salarios en diciembre fue revisado a la baja a 0.2%, desde el reporte anterior de un aumento de 0.4 por ciento.

El escaso avance de enero en los ingresos promedio por hora es sorpresivo, ya que el mes pasado entraron en vigencia alzas al salario mínimo en al menos 19 estados. El leve incremento de enero redujo el avance anual en el ingreso de los empleados a 2.5%, desde 2.8% en diciembre.

Si la debilidad en el crecimiento de los salarios persiste, podría sugerir una menor urgencia para que la Fed ajuste la política monetaria. No obstante, el ritmo de alza de las tasas probablemente dependerá de cuánta inflación generen las medidas propuestas por Trump.