Durante el segundo trimestre del año se completó un quinto trimestre consecutivo de salidas de capital, que superó el registrado en el mismo periodo del año anterior, en medio de la incertidumbre mundial por la pandemia y el cierre de negocios, muestra información del Banco de México.

Al presentar la Balanza de Pagos correspondiente al periodo abril-junio, las cifras del banco central muestran que los inversionistas deshicieron posiciones por 6,621 millones de dólares (mdd), con lo que prolongaron la corrida de capitales que inició en el mismo lapso del año pasado, cuando liquidaron títulos por 6,214 millones de dólares.

De acuerdo con la directora de Análisis Económico en Banco Base, Gabriela Siller, no se había visto una salida de capitales durante cinco trimestres consecutivos en más de 30 años. Se refiere al periodo que va del segundo trimestre 1986 al segundo trimestre de 1988.

Al poner el foco sobre el primer semestre del 2021, resulta que los tenedores deshicieron posiciones por 12,573 millones de dólares, un éxodo que deja muy atrás el observado en el mismo periodo del primer año de la pandemia, que ascendió a 5,605 millones de dólares y supera la corrida histórica del primer semestre de 1995, que incrementó a 8,046 millones de dólares.

De acuerdo con la economista para México de BNP Paribas, Pamela Díaz Loubet, prevalece incertidumbre en los mercados externos sobre tres eventos: el cambio en la política monetaria de países avanzados y emergentes, una normalización más temprana en las tasas de economías desarrolladas y el ingreso de China al índice WGBI.

Todos estos eventos están alimentando un cambio en las preferencias de los inversionistas que están redirigiéndose hacia mercados avanzados.

Desde Suiza el Director de Asesorías para las Américas del banco de inversión Julius Baer, Esteban Polidura matiza que además del contexto internacional, las salidas de capital del mercado mexicano reflejan la sensibilidad que prevalece entre los inversionistas las decisiones de la administración actual.

Además expuso que de donde está saliendo el dinero es del mercado de renta fija. “Los inversionistas están reconfigurando sus portafolios y tienden a ser menos agresivos en momentos de volatilidad como éste, y lo meten en acciones”.

Para él también es claro que la salida de capitales resulta de un ambiente global que se ha mantenido incierto en los últimos 18 meses. Pero subrayó que para el caso de México, las revisiones sobre las condiciones de contratos, o la cancelación unilateral de proyectos, “ha generado la sensación de falta de transparencia e incertidumbre que poco ayuda al apetito para tomar riesgo”.

En el reporte de la autoridad monetaria consignan que se presentó un comportamiento favorable de los mercados financieros internacionales, con algunos episodios de moderada volatilidad derivados de la incertidumbre asociada a la evolución de la inflación en algunas economías avanzadas y de las preocupaciones sobre la propagación de una nueva variante del virus SARS-CoV-2 y su impacto sobre la recuperación económica global.

ymorales@eleconomista.com.mx