En cinco entidades del país se concentró 45.3% de los recursos canalizados -mediante créditos hipotecarios- para la adquisición de vivienda nueva y usada durante los primeros tres trimestres del año, según cifras de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi).

Durante el periodo, se entregaron 576,585 financiamientos en los 31 estados y la ciudad de México, 1.5% más que en enero-septiembre del 2011, con un valor de 176,595.4 millones de pesos por parte de la banca privada y órganos gubernamentales como el Infonavit, Fovissste y Sociedad Hipotecaria Federal.

El DF captó 11.4% de la partida total, mediante 25,662 créditos equivalentes a 20,211.8 millones de pesos.

Le siguieron el Estado de México, con 11%; Nuevo León, con 9.6%; Jalisco, con 8.5%, y Guanajuato, con 4.7 por ciento.

Los financiamientos sumaron en conjunto 79,981.6 millones de pesos.

En contraparte, los estados con menos participación en la bolsa otorgada para la adquisición de vivienda en el país fueron Tlaxcala, con 0.4%; Campeche y Zacatecas, con 0.6% en ambos casos; Oaxaca, con 0.7%, y Nayarit, con 0.8 por ciento.

Las hipotecas solicitadas en estos cinco últimos fue por 5,327 millones de pesos; es decir, 3% del total.

Consultado por este diario, Juan Carlos Rodríguez García, presidente del Consejo Nacional de Organismos Estatales de Vivienda (Conorevi), comenta que el número y monto de créditos otorgados a la población para la compra de vivienda ha avanzado.

Hay un mercado que ha venido activándose desde algunos años, que es el de la vivienda usada, y mucha de esa actividad se está dando en los centros urbanos más desarrollados como puede ser el Distrito Federal y Monterrey, añade.

Con el impacto de la crisis del 2009, explica, en algunos estados de la República dejó de generarse el mercado que había antes y devino en casas abandonadas. Aún así, el mercado de la vivienda todavía se concentra en las entidades más pobladas o las más desarrolladas.

OAXACA, CON EL MAYOR AVANCE

A nivel nacional, el número de créditos aumento 1.5% a tasa anual.

Oaxaca fue el estado que más avanzó en la materia, al crecer 48.7%, de 5,225 a 7,772 hipotecas. De forma contraria se presenta Hidalgo, con una reducción de 12.9 por ciento.

Aunque en general los números son alentadores -dice-, falta hacer un análisis particular de cada uno de los estados e identificar no sólo el rezago en la penetración de los créditos, sino en la calidad de la vivienda adquirida, ya que aproximadamente 9 millones de familias viven en condiciones precarias de vivienda, comenta.

[email protected]