Miguel Messmacher, subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, aseguró que el gobierno federal no pretende crear ningún estímulo o ayuda fiscal a sectores que se vean afectados por el incremento en los precios de la gasolina y el diesel, con lo que no habrá marcha atrás sobre los precios ni el proceso de la liberación de los mismos.

No se tiene contemplado el establecer ningún estímulo adicional a los que ya existen (...) El incremento de los precios de los combustibles no se debe a un aumento en impuestos. Desafortunadamente esta transición de liberar los precios coincidió con un incremento relevante en los precios internacionales del WTI y del Brent , expuso en una reunión con corresponsales internacionales.

Reconoció que, si bien es una medida impopular, la liberación de los precios de los combustibles permitirá reflejar los costos verdaderos en función de la oferta y demanda del mercado a nivel internacional, como sucede en la mayoría de los países.

Comentó que no se prevé un fuerte impacto inflacionario, pues en años anteriores cuando se percibía un incremento en los precios de la gasolina y el diesel, la inflación se encontraba entre 3.5 y 4.5 por ciento. Reconoció que el Banco de México ha hecho una buena labor para evitar que estos incrementos pudieran afectar de manera importante los precios de otros bienes y servicios.

Messmacher también refirió que, en caso de que se presentase una presión inflacionaria, los apoyos vinculados a los programas de combate a la pobreza van a tener una actualización en el monto que se destina.

Infraestructura se mejorará

El subsecretario de Ingresos agregó que, con el adelanto de la liberación de los precios del petróleo, el mercado tendrá en el corto plazo recursos para mejorar la estructura y distribución de los combustibles.

Nosotros esperaríamos que en algunos mercados tuviéramos impactos bastante rápidos. En primer lugar, porque el hecho de que Pemex vaya a hacer temporadas abiertas para dar acceso a su infraestructura de almacenaje y transporte implica que ya terceros van a poder entrar rápidamente a meter combustible para sus propias estaciones de servicio en aquellas áreas .

Indicó que con esas temporadas abiertas se podrá observar de manera rápida la entrada de combustibles por ruedas, por camiones, pipas y ferrocarriles, pues actualmente uno de los principales problemas que enfrenta el sector es que no todas las entidades federativas cuentan con la infraestructura necesaria para la distribución y almacenamiento de la gasolina.

Lo que sí tomará más tiempo es la inversión que vaya a hacerse en nuevas terminales de importación, particularmente en puertos, y nuevos poliductos para el movimiento desde las zonas portuarias hasta las zonas en el interior del país. Pero de todas maneras, son proyectos que pueden tener una maduración relativamente rápida del orden de entre uno y dos años, dependiendo del tipo de infraestructura .

Esfuerzo para bajar el IEPS

Al respecto, José Antonio Meade, secretario de Hacienda, comentó que con o sin la reforma energética, el contexto del precio de las gasolinas sería el mismo al que se enfrenta actualmente, debido a que el gobierno federal ya no cuenta con los excedentes petroleros que generaba Pemex.

De hecho, por cada peso de gasolina que se compre en el país, se venden solamente 80 centavos de petróleo. Es decir, la demanda por gasolina es tal que supera el valor de lo que estamos produciendo en petróleo para exportar , dijo en entrevista radiofónica.

Refirió que el panorama del país sería más complicado si se hubiera mantenido artificialmente bajo, pues seguiría siendo un subsidio que absorbería recursos del erario y que podría generar recortes en otros rubros.

El único componente del precio que con certeza va a bajar en el 2017 es el del impuesto. Se hizo un esfuerzo para reducir el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios, que será más bajo en el 2017 de lo que fue en el 2016 , remarcó.

Dijo que en países como en Estados Unidos, en donde el impuesto es bajo y el costo de la molécula es alto, el incremento de precios de principios del 2016 a finales de ese año fue muy significativo.