Uno de los sectores que podría beneficiarse de los bajos precios del petróleo es el campo, dado que los fertilizantes, pesticidas y herbicidas contienen amoniaco y otros derivados del petróleo que México importa, y ante la disminución del precio del crudo, los productos podrían adquirirse a un precio menor, coinciden expertos.

Al cierre de noviembre del 2014 se importaron productos agroindustriales por 466.5 millones de dólares, esto significó un alza de 9.5% con respecto al mismo periodo del 2013.

También aquellas industrias cuyos insumos sean de origen petroquímico, como la textil, de plásticos y la propia industria química, podrían ser de los sectores favorecidos. De enero a noviembre del 2014, se importaron productos petroquímicos por 10,428.3 millones de dólares, 3.3% más que en el 2013.

Las importaciones que realiza el país de los derivados del petróleo son el principal factor positivo para los bolsillos de los consumidores, indicó Raymundo Tenorio, economista del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.

México es importador de azufre, polietilenos, polímeros de etileno y polipropileno. Entonces, el precio de estos bienes al importarlos baja, porque los países compran la principal materia prima que es el petróleo en México que está barato, con lo que el polipropileno y polímeros se venderán más barato al importador mexicano .

Al consumidor local le beneficia al momento de comprar, por ejemplo, pintura más barata para su casa, lo que se podrá apreciar incluso desde este año, expresó el analista.

Adicionalmente, Mario Correa, economista en jefe de Scotiabank, explica que la baja puede contribuir a que el consumo en Estados Unidos sea más acentuado y que las exportaciones de México sean más grandes .

Expuso que el impacto de los precios ha tenido un efecto sobre el tipo de cambio, en el sentido de que el dólar se ha fortalecido y los productos que vende México al extranjero se abaratan.

La depreciación cambiaria puede ayudar a las exportaciones. Un peso débil representa un abaratamiento de los productos mexicanos para los compradores en los mercados desarrollados, lo que favorece a las exportaciones .

Finalmente, comenta que en países como EU y Japón, la caída de los precios del petróleo representa excedentes para sus finanzas, ya que al comprar más barato el crudo se genera un ahorro adicional.