La economía mexicana alcanzó una expansión de 3% anual en el segundo trimestre del año, impulsado por el sector servicios, confirmó la cifra final del Producto Interno Bruto (PIB) revisada por estacionalidad, que divulga el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Al comparar este desempeño anual del PIB, con los registrados en lo que va de la administración del presidente Enrique Peña Nieto, queda como la segunda tasa más alta, después de la inscrita en el primer trimestre del 2013, que fue de 3.2 por ciento.

Según el Instituto, este crecimiento a 12 meses resulta de una actividad económica que sólo en el segundo trimestre registró un incremento de 0.6 por ciento.

El desempeño de la economía en el periodo abril–junio, confirma una ligera desaceleración, explicó Rodolfo Campuzano, director de Estrategia y Gestión de Portafolio en Invex, tras observar los datos desde el tercer trimestre del año pasado.

En el periodo referido por el estratega, de julio a septiembre del 2016, el PIB experimentó un crecimiento de 1.1% que no pudo sostenerse para los subsecuentes trimestres. De hecho, en el último cuarto del año pasado y el primero de este año, la lectura fue de 0.7% en ambos periodos.

Servicios, motor de la economía

Con datos ajustados por estacionalidad, el PIB trimestral de las actividades terciarias, mostró un aumento de 4.1% durante el segundo trimestre de este año.

De acuerdo con el estratega de Invex, este desempeño mantiene al sector servicios como el principal motor del crecimiento de la economía.

En este segmento se encuentran actividades como comercio, transportes, correos y almacenamiento, servicios financieros y de seguros, servicios inmobiliarios y de alquiler, servicios profesionales, científicos y técnicos, corporativo, educativo, alojamiento temporal, actividades legislativas, gubernamentales y de impartición de justicia, entre otros.

Por componentes, los avances más importantes del sector fueron registrados por servicios financieros y de seguros, que logró un incremento de 9.9% anual contra 7.5% que registró en el 2016 también en su comparación a 12 meses.

En tanto, con respecto a información medios masivos alcanzó un incremento de 7%, que está debajo de la dinámica anual del 2016, cuando estaba en 9.2 por ciento.

El comercio, en tanto, alcanzó un avance de 2.6% anual en el segundo trimestre que desacelera del registro del primer cuarto del año, que fue de 3.4 por ciento.

Primario, magro avance

Las actividades primarias registraron un repunte anual en cifras desestacionalizadas, de 0.9 por ciento.

El dato contrasta con el avance de 6.3% registrado entre el primer trimestre de este año y 5.7% alcanzado en el último cuarto del 2016.

El magro avance resulta el más bajo desde el segundo cuarto del año pasado, y sólo es superado por la caída de 1% anual registrada en el primer trimestre del 2016.

Las principales actividades del sector primario son agricultura, ganadería, silvicultura, apicultura, acuicultura, la caza, la pesca, explotación forestal y la minería.

Industrial, en números rojos

En el segmento de actividades secundarias, el Inegi reportó una variación real de 0.5% respecto de igual trimestre del 2016, esto con cifras ajustadas por estacionalidad.

Este dato es ligeramente inferior a 0.5% estimado por el mismo Instituto en su cifra preliminar de fines de julio.

El avance incluye una fluctuación real respecto del trimestre previo de 0.1%, que permite romper por primera vez en un año la tendencia negativa que mantuvo la actividad industrial desde el segundo trimestre del 2016 y que ha estado ligada al desempeño negativo del sector petrolero.

No obstante, al tomar las cifras originales, es decir, sin el ajuste estacional, el desempeño de las actividades secundarias mantiene su tendencia negativa, este periodo reportado en 1.1 por ciento.

Este segmento representa una tercera parte del PIB global y en él se encuentran actividades como la industria minera, manufacturas, petroquímica, la producción de cemento, construcción, textiles, así como bebidas y alimentos.

En el conglomerado de este segmento, sólo la industria manufacturera observó una tendencia positiva, con un aumento anual de 2 por ciento.

Todavía en el 2015, la industria de la construcción y la de manufacturas alcanzaron un alza anual de 2.5 por ciento.

[email protected]