La economía estadounidense creció a su mayor ritmo en más de dos años en el segundo trimestre, alcanzando la meta del presidente Donald Trump por primera vez desde que asumió el cargo.

De abril a junio, el Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos creció 3.0% anual, según datos corregidos de variaciones estacionales, contra un aumento de 1.2% del primer trimestre.

La primera estimación para el segundo trimestre había sido de un crecimiento de 2.6 por ciento. Esta nueva estimación supera las previsiones de los analistas, que pronosticaban un aumento de 2.7% del PIB.

Los datos muestran una economía que marcha a pie firme, suficiente para mantener el desempleo en su actual bajo nivel, según los economistas.

Sin embargo, no esperan que se mantenga en este nivel, advierten que las consecuencias del huracán Harvey probablemente sean significativas, dada la extensión de los daños provocados.

El gobierno de Trump prometió devolver a la mayor economía del mundo un crecimiento anual sostenido de 3% o más con rebajas de impuestos y menos regulaciones junto con un aumento del comercio.

Muchos economistas consideran que esta pretensión puede estar alejada de la realidad, la agenda de Trump para el crecimiento está parada en el Congreso.

Trump negocia con miembros de su propio Partido Republicano, que el mes entrante deberán aprobar un aumento del tope de la deuda del gobierno federal, el presupuesto y la asistencia a las áreas afectadas por el huracán Harvey.

Realmente estamos en camino , dijo Trump en relación al crecimiento durante un acto en Misuri .

Si alcanzamos un crecimiento sostenido de 3%,significaría 12 millones de nuevos empleos y 10 billones de dólares en la actividad económica en la próxima década , añadió.

¿Una economía a 3%?

El consumo jugó su tradicional papel de locomotora de la economía tras aumentar 3.3% (2.8% en la estimación previa), contra 1.9% del primer trimestre.

No obstante, el crecimiento de la primera mitad del año es de 2.1%, aún por debajo del promedio de 2.2% registrado en los últimos tres años.

La segunda estimación del PIB para el segundo trimestre, que aún será sometida a una tercera revisión, refleja mayores ventas de bienes duraderos, tales como automóviles; un sector que ha penado bastante en la primera mitad del año luego del récord de ventas del año pasado.

Las nuevas cifras también dieron cuenta de mayores gastos de empresas en productos de propiedad intelectual como software.

Algunos analistas destacan que con un crecimiento de 1.2% en el primer trimestre, se esperaba un segundo periodo más sólido, lo que significa que la aceleración derivaría más de las estadísticas que de la realidad.

Mickey Levy de Berenberg Capital Markets alertó que este crecimiento de 3% no debe tomarse como un dato sólido .

Estados Unidos no es una economía de 3%, parte de ese porcentaje se debe a un rebote en relación a la pobre estimación del PIB en el primer trimestre , escribió en una nota de investigación.