Los países emergentes de Asia, que conocerán un leve repliegue de sus tasas de crecimiento este año, resisten a la crisis en las economías más avanzadas gracias a la demanda interior, indicó el Banco asiático de desarrollo (BAsD) en su informe 2012 publicado el miércoles.

El BAsD estima que la región se lanzó por "la vía de un crecimiento más durable" apoyada por el gasto interior que permite contrarrestar la disminución de las exportaciones hacia Europa o Estados Unidos.

El informe cubre la mayoría de las economías asiáticas equivalentes a 80% de la población regional, con excepción de Hong Kong, de Japon, de Singapour, de Corea del Sur y de Taiwán.

Los países concernidos registrarán en 2012 un recimiento promedio de su Producto interior bruto (PIB) de 6.9%, contra 7.2% en 2011. El alza del índice de crecimiento debería reiniciarse en 2013 con un aumento del PIB que debería llegar al 7.3 por ciento.

"A pesar de una coyuntura mundial sombría, la dinámica de crecimiento de Asia en vías de desarrollo continúa (...) La fuerte demanda interior dio el apoyo necesario en 2011", destaca el informe.

La diversificación de los mercados y la escasa exposición a la deuda europea también puede jugar un papel de protección.

China, segundo economía mundial, debería conocer un crecimiento de 8.5% este año y 8.7% en 2013, después de un 9.2% en 2011.

El crecimiento de la India debería alcanzar 7.6% en 2012-2013 (que termina el 31 de marzo del año próximo), después de 6.9% en 2011-2012.

RDS