La eliminación de la Tenencia en los 31 estados y el Distrito Federal, prevista para el 2012, implicaría una crisis financiera del doble de la sufrida en el 2009, pero cada año, afirmó Javier Pérez Torres, director del Instituto para el Desarrollo Técnico de las Haciendas Públicas (Indetec).

Según el funcionario, el impacto que resentirán las finanzas públicas de los estados y el Distrito Federal será de poco más de 25,000 millones de pesos que dejarán de recibir de no establecerse una Tenencia local u otra fuente alternativa de ingresos por sus congresos.

Pérez Torres recordó que hace dos años las entidades federativas se vieron impactadas por la crisis financiera internacional que les llevó a perder por concepto de ingresos propios poco más de 13,000 millones de pesos.

Aseveró que quitar la Tenencia representaría perder cada año, y en forma creciente, más del doble de lo que perdieron por concepto de participaciones en el 2009, cuya pérdida fue de 9,000 millones de pesos.

No establecer este impuesto equivaldrá a quitar de golpe 84% del número de policías con que cuentan en este momento los estados y el Distrito Federal, o en su caso, cancelar cada año más de 30% de la obra pública que realizan las entidades federativas con sus recursos propios, afirmó.

Equivale también a suprimir en más de 70% los servicios de agua potable o dejar de pagar más de 100% de los intereses de su deuda, o bien dejar de pagar 16.08% del saldo total de esta deuda, afirmó Pérez Torres.

La recaudación de la Tenencia representa prácticamente 20% de los ingresos propios de las entidades federativas, 51% de los impuestos locales y 66% del valor de su Impuesto Sobre Nómina, así como 45% del incremento de sus obligaciones financieras para el año 2009.

No aumentan recursos

Explicó que las finanzas de las entidades federativas en lo general observan una debilidad y deterioro, al no crecer sus recursos públicos al ritmo de las necesidades de su población, ni del de sus rubros de gasto en educación, salud y seguridad.

Su capacidad de inversión en infraestructura para su crecimiento económico y el empleo es igualmente limitada y su margen de endeudamiento, es también muy reducido, dijo.

Esta situación se agravará significativamente en aquellas entidades que dejen de recaudar dicho impuesto a partir del 2012 y no logren reemplazar esta fuente de ingresos, dijo.

Equivalencias

Según el Indetec, si los estados y el DF cancelan la Tenencia en el 2012 dejarían de destinar recursos equivalentes a:

1,7000 kilómetros de carreteras.

2,100 escuelas públicas.

70 hospitales para atención de 370,000 pacientes.

70% de los servicios de agua potable.

100% de los intereses de su deuda.

16,08% del saldo de la deuda.

84% del número de policías.

30% de la obra pública anual.

Fuente Indetec

[email protected]