En el 2010 la recaudación de impuestos en América Latina verá la luz gracias al aumento de diversos gravámenes y la recuperación de la economía, luego de un año en que se vio afectada como consecuencia de la recesión mundial y el costo de la aplicación de estímulos fiscales.

Se espera una mejoría sobre todo en el caso del Impuesto al Valor Agregado en la medida en que se recupere la demanda interna y en los impuestos selectivos al consumo, en particular a los combustibles. En tanto el Impuesto Sobre la Renta tendrá resultados medianamente favorables.

Según estimaciones del Observatorio de la Recaudación Tributaria, los países de la región en su conjunto verán crecer en promedio 9.4% la captación de ingresos fiscales para alcanzar 14.3% del Producto Interno Bruto (PIB) de la región.

Lo anterior, luego de que en el 2009 la recaudación cayó 7.6% en promedio, en donde el IVA sufrió el mayor descenso con 9.4% dominado por el fuerte retroceso que se registró en México con 13.5 por ciento.

Resultado global

Por eso, el resultado global está dominado por el desplome en la recaudación de cuatro países de las seis economías más grandes de la región, es decir México, Brasil, Perú y Chile.

En tanto en Nicaragua, El Salvador, Guatemala y Honduras acumularon el segundo año consecutivo de retrocesos en términos reales.

Panamá, Uruguay y Paraguay se salvaron al mostrar una recaudación positiva. Para el reporte se tomó en cuenta a 17 países en la región, pero no se incluyó a Cuba, Venezuela y Haití.

Efecto negativo

De acuerdo con el reporte elaborado por el Centro Interamericano de Administraciones Tributarias del que forma parte nuestro país, el año pasado la captación de impuestos en esos países se erosionó por la contracción generalizada de las exportaciones y su efecto multiplicador negativo en la producción, el consumo y la inversión.

También por la aplicación de medidas tributarias que se otorgaron como parte de los paquetes fiscales para salir de la crisis.

Así, mientras que la recaudación del Impuesto Sobre la Renta bajó en promedio 5.6% en la región, la débil demanda interna llevó a menores ingresos por el IVA en 9.4 por ciento. Por derechos de importación los recursos cayeron 17.9 por ciento.

Medidas fiscales

El año pasado varios países de América Latina se vieron en la necesidad de otorgar estímulos fiscales para ayudar a sus contribuyentes a enfrentar la recesión.

En Chile se decretó una baja transitoria en los pagos provisionales mensuales que las empresas deben hacer sobre la base de utilidades y adelantó las devoluciones del ISR.

Brasil revisó a la baja la tabla de impuestos (ISR) para personas físicas creando alícuotas menores que favorecieron a la clase media.

Argentina y Panamá establecieron moratorias para obligaciones vencidas.

Según el reporte, aunque AL ha progresado en la última década, los niveles de recaudación aún son bajos comparados con otros países de tamaño similar.

Recomienda analizar las vías para recuperar los recursos perdidos por la reducción de impuestos al comercio exterior.

La composición de impuestos en los países de la región está orientada hacia los impuestos indirectos, con lo cual la tendencia seguida ha sido la expansión del IVA con una base más amplia, con la incorporación de los servicios y una tasa promedio más alta.

[email protected]

Recaudación