La media de las expectativas sobre el Producto Interno Bruto (PIB) en el 2020, recabadas por Banco de México entre especialistas del sector privado fue de nuevo ajustada para dejarla en -9.10%, al cierre de noviembre.

Esta proyección muestra una cuarta revisión consecutiva que supone una caída menos profunda en los pronósticos, donde los expertos incorporan los datos que ha arrojado la economía tras el choque generado por la pandemia y el efecto de la apertura parcial de actividades económicas.

Con esta estimación promedio sobre la histórica contracción del PIB en el año del Covid-19, dejaron atrás el punto más alto incertidumbre recogido por la encuesta de julio, cuando previeron un desplome de doble dígito de 10.02 por ciento.

De acuerdo con el panorama descrito por las respuestas, los principales factores que podrían obstaculizar al crecimiento de la actividad económica, son la debilidad en el mercado interno, con 21% de las respuestas y la incertidumbre sobre la situación económica, con 19% de las menciones.

En un segundo bloque de factores que ven como límites para el crecimiento, los especialistas identificaron la incertidumbre por la política interna con 11% de las respuestas.

La expectativa descrita para el PIB mexicano incorpora el supuesto de una contracción de 3.72% para Estados Unidos, el principal socio comercial de México.

Clima de negocios y expectativas

Según la información de la encuesta, cuyas respuestas fueron recogidas entre el 18 y 27 de noviembre, para el 2021 la expectativa media para la actividad económica mexicana, es de un rebote estadístico de 3.29%, que es superior al 3.21% pronosticado por ellos mismos el mes pasado.

Esta previsión se entiende al conocer que sólo 29% de los especialistas consultados considera que mejorará el clima de negocios los próximos seis meses.

En tanto, 54% advierte que el clima de negocios permanecerá igual y 17% cree que empeorará. Estas tres previsiones son similares a las recabadas el mes pasado.

La expectativa para México incorpora la previsión de que Estados Unidos conseguirá un rebote de 3.76% el año entrante.

Inflación presionada

Los analistas consultados por el banco central ajustaron al alza su pronóstico de inflación por séptimo mes consecutivo y estiman que registrará una variación de 3.63% al cierre del año.

El pronóstico viene acompañado de la posibilidad que el tipo de cambio cierre el año cotizando en 20.57 pesos por dólar.

El panorama expuesto motivaría según las respuestas, que la tasa de interés se ubique en 4.09%  al cierre de este año, lo que significa que prevén podría presentarse un nuevo recorte en el rédito, pues actualmente el premio se encuentra en 4.25 por ciento.

ymorales@eleconomista.com.mx