Primero fue Bancolombia, le siguió Grupo Aval y, el miércoles, tocó el turno a Davivienda: estos grupos colombianos han adquirido operaciones bancarias en Centroamérica, un mercado con potencial de crecimiento y diversidad de oportunidades, enfocado en las cuentas de ahorro y créditos de consumo.

Prácticamente 90% de los usuarios de servicios financieros centroamericanos es persona física y la cartera de consumo en la región representa más de 60% del total de estas entidades.

La banca está muy enfocada en ofrecerle servicio a los clientes de remesas, pues por su cercanía con Estados Unidos son muchos los que envían estos recursos a sus familiares. En los análisis de riesgo para desembolsar los créditos, muchas personas en vez de demostrar ingresos laborales, lo que hacen es presentar el monto de remesas que reciben al mes.

Efraín Forero, presidente de Davivienda, explicó que al comprar los negocios de HSBC en Costa Rica, Honduras y El Salvador, la entidad que dirige va a quedar con 820,000 clientes, de los cuales más de 800,000 son personas naturales con cuentas de ahorro, corrientes y créditos de consumo, mientras que 160 son grandes empresas y 15,000 medianas y pequeñas firmas.

BAC Credomatic, que tiene su casa matriz en Costa Rica y es el banco más importante adquirido por colombianos, específicamente por el Grupo Aval, tenía en el 2010 una cartera de 5,356 millones de dólares, de la que 1,756 millones era corporativa y restante 68%, de consumo, representada en desembolsos a personas físicas y tarjetas de crédito.

En Guatemala, uno de los países que más remesas recibe, los datos confirman la importancia de estos recursos, pues los envíos sumaron 1,758 millones de dólares durante los primeros cinco meses del 2011, mientras que en Colombia al tercer trimestre de ese mismo año el total llegaba sólo a 1,051 millones. Al comparar estas cifras, se revela la importancia de las remesas para los países centroamericanos que, sumados todos sin incluir México, son similares en tamaño a Colombia.

EL PERFIL DE LA BANCA

Estos pequeños territorios definieron el perfil de los clientes de banca corporativa en Centroamérica, que es el de empresarios que iniciaron su internacionalización mucho antes que los colombianos. Ello hizo que la banca también cruzara fronteras, siguiendo los flujos de recursos de sus clientes para prestarles servicios naturales a sus negocios. Los sectores destacados han sido construcción, hotelería y finanzas, dice Daniel Niño, director de Investigaciones de Bancolombia.

El Banco Agrícola, adquirido en el 2007 por Bancolombia y con 1 millón de clientes, tiene presencia en siete países de la región. Ésta es una de las razones por las cuales los colombianos han visto atractivo el negocio en estos países, pues los bancos no se limitan a sus naciones de origen, sino que tienen exposición a varias economías de la región.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica