El programa de condonación de adeudos fiscales que se incluye en la Ley de Ingresos de la Federación del 2013, aprobada por el Congreso, es pernicioso porque premia a los contribuyentes incumplidos, consideró el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

Es una medida que beneficia al que debería pagar impuestos y no lo hizo , acusó el expresidente del Comité Fiscal del instituto, Enrique Ramírez. En conferencia de prensa, dijo que no se puede hacer una estimación del impacto de la condonación porque falta tener el detalle de todos esos créditos.

Pero lo que sí se puede afirmar, agregó, es que es una medida para captar ingresos de inmediato. Comentó que es el tercer sexenio consecutivo que se ofrece el perdón a causantes deudores.

Aunque el escenario es diferente porque antes, el porcentaje de litigios y juicios perdidos por el fisco era más alto. Hoy, el Servicio de Administración Tributaria gana más casos porque hace mejor las cosas , indicó.

En ese contexto, el fiscalista consideró que en el 2013 no se prevé una acción masiva de amparos como sucedía a principios de un año, como efecto de la aplicación de alguna reforma fiscal o miscelánea. Incluso tampoco por el Impuesto Sobre la Renta que no bajó de 30 a 29% como estaba previsto en la reforma del 2009.

El presidente del IMEF, José Antonio Quesada, consideró poco probable que surjan amparos en contra de la reforma a la Ley General de Contabilidad Gubernamental. El problema no es la ley, sino cómo se aplica , matizó al comentar que ahora el gobierno tiene en esta reforma una herramienta para ejercer presión y no dejarse influir por los municipios que están en una situación de impago.

Sobre el tema de la consolidación fiscal, Enrique Ramírez refirió que en el Pacto por México, se plantea la necesidad de revisarlo como parte de los esquemas fiscales preferenciales. Sin embargo, hizo ver que con los cambios que se le han hecho a este esquema desde 1998, ya se perdió la filosofía con la que nació.