Antalya, Tur. En la actual coyuntura de bajo crecimiento de la economía global, los países integrantes del G-20 deben facilitar e incrementar su comercio para lograr un crecimiento económico sostenido e incluyente, planteó México en la cumbre que se realizó en esta ciudad.

Durante una comida de trabajo de la Cumbre de Líderes del G-20, donde se avaló el Comunicado y la Adopción del Plan de Acción de Antalya y se abordó el tema de Comercio y Energía, el presidente Enrique Peña Nieto afirmó que las naciones del G-20 deben renovar esfuerzos para facilitar e incrementar su comercio. El crecimiento económico sostenido e incluyente que se pretende requiere un comercio internacional más dinámico, lo mismo que energía suficiente, limpia y a menores costos , expresó.

Puntualizó que si bien para México el comercio total representa 63% del PIB, que lo coloca como la quinta economía más abierta del G-20, se ha buscado ampliar la red de tratados comerciales.

Recordó que en lo que va de su administración se ha firmado un TLC con Panamá, se ha concretado un acuerdo comercial con la Alianza del Pacífico, y se concluyeron las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP). Explicó que cuando éstos entren en vigor, se contará con 13 tratados de libre comercio y acceso a 1,309 millones de potenciales consumidores en 52 países.

El TPP, destacó, es un acuerdo de nueva generación, que incluye capítulos importantes como el laboral o el de protección al medio ambiente.

El presidente Peña celebró los esfuerzos del G-20 para fortalecer el crecimiento económico global y su compromiso con el sistema multilateral de comercio y políticas de mayor eficiencia energética, que contribuyan a frenar el cambio climático, refirió la Presidencia en un comunicado.

La disponibilidad de más y mejores fuentes de energía, así como la adopción de tecnologías más eficientes, es indispensable para acelerar el crecimiento económico de manera sostenida, agregó en su participación en el G-20, al argumentar que con la reforma energética México transformó su modelo, al permitir la participación del sector privado en la cadena de valor de hidrocarburos y prácticamente en la totalidad del sector eléctrico.

Existe interés por invertir en México, incluso en un contexto de menores precios del petróleo, ya que esta reforma estructural estableció condiciones para aumentar la producción, transformación y distribución de energéticos, de manera transparente, eficiente, competitiva y sustentable , aseveró.

Indicó que con el uso de energías más limpias, como el gas natural, del 2012 a 2015, la Comisión Federal de Electricidad ha reducido sus emisiones en 57 por ciento.

Adicionalmente, con la reforma hacendaria se estableció un impuesto a los combustibles fósiles de acuerdo con su contenido de carbono, y no sólo se ha eliminado el subsidio a las gasolinas, sino que el Congreso aprobó un esquema de impuesto fijo para esos combustibles, eliminando la posibilidad de que en el futuro se vuelvan a dar subsidios.

Al final de los trabajos del G-20 se adoptó el Comunicado y el Plan de Acción de Antalya, sobre el cual Peña manifestó su reconocimiento al liderazgo de Turquía al presidir la reunión y deseó éxito a China, que este lunes asumió esa responsabilidad.

El Ejecutivo puntualizó que México celebra la adopción del Comunicado y del Plan de Acción de Antalya, que ratifica el compromiso del G-20 para elevar el crecimiento y el potencial de las economías.

Nos alientan también los acuerdos alcanzados para impulsar políticas económicas que fomenten la igualdad y la inclusión social , expresó.

Celebró el compromiso del G-20 para que en la COP-21, a celebrarse en París, se acuerden las bases de un nuevo marco global vinculante que enfrente el cambio climático.

[email protected]