Las cancelaciones de créditos se realizan después de una investigación exhaustiva de los bienes del contribuyente y sólo cuando no se localiza alguno de éstos se procede a cancelar la deuda, aclaró el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Lo anterior, luego de que la semana pasada Fundar presentara su estudio Privilegios fiscales: beneficios para unos cuantos , en el cual informó que, en lo que va de este sexenio, el organismo recaudador ha dejado de cobrar cerca de 188,000 millones de pesos por concepto de cancelación y condonación de créditos fiscales.

El SAT añadió que la cancelación de créditos fiscales no libera de la obligación de pago al deudor del crédito fiscal ni lo exonera de las responsabilidades por conductas que pudieran constituir la comisión de delitos fiscales, y que si se detectan bienes de ese deudor, se continuará con el proceso de cobro.

Una vez que el deudor es calificado como insolvente, explicó el SAT, se realizan también acciones como cancelar los certificados de sello digital, publicar sus datos en la lista de contribuyentes incumplidos y enviar información a las sociedades de información crediticia, entre otros.

Para la autoridad fiscal, cancelar los créditos fiscales es un procedimiento que se reconoce a nivel internacional y conlleva la posibilidad de administrar con una mayor certeza los créditos, a partir de su valor real , afirmó el organismo recaudador.

La autoridad fiscal explicó que es importante destacar que los procesos de cancelaciones y condonaciones fueron auditados por autoridades supervisoras externas al SAT, como la Auditoría Superior de la Federación y el Órgano Interno de Control, sin observaciones pendientes de las revisiones.

Recordó que en lo que corresponde a condonaciones, en el 2013 se incluyó en la Ley de Ingresos de la Federación un programa que se denominó Ponte al Corriente, beneficiando a aquellos contribuyentes cuyos créditos no estaban en ese momento controvertidos.

Esto, como respuesta al estudio de Fundar que destacó que en el 2013, gracias a dicho programa masivo de condonación, un grupo de 15 contribuyentes que ya habían sido beneficiados con un programa similar, implementado en el primer año del gobierno de Felipe Calderón, logró acceder nuevamente al perdón de sus contribuciones.

El documento también destaca que en total, en virtud de ambos programas, estos 15 contribuyentes, a quienes la autoridad tributaria no pudo cobrarles créditos fiscales durante siete años, dejaron de pagar más de 46,000 millones de pesos.

El SAT informó que de los adeudos condonados por otros supuestos de ley diferentes a los indicados por la Legislatura, se han condonado en total 12,700 millones de pesos, permitiendo una recaudación de 18,100 millones de pesos, es decir, se han recuperado 1.9 pesos por cada peso condonado, con lo que se logró evitar el cierre de 7,000 negocios con la consecuente pérdida de empleos.

En su momento, añadió que la SHCP, a través del SAT, rindió informes al Congreso de la Unión sobre los programas de condonación 2007 y 2013.

Por medio de un comunicado, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público a través del SAT reiteró que la transparencia es pilar en su actuación, así como el respeto al marco normativo en vigor, reconociendo la rendición de cuentas como el principal elemento de confianza para promover el cumplimiento en el pago de los impuestos.