Durante el 2010, 133 personas fueron defraudadas por sociedades cooperativas de ahorro y préstamo, informó la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Ante las demanda de los afectados, realizadas en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, ésta manifestó que al ser un conflicto entre particulares no podía actuar, por lo que remitió 94% de los casos a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores para su resolución.

En el resto de las denuncias realizadas por los ahorradores, la Secretaría de Hacienda no informó sobre el seguimiento de las acusaciones, ni al denunciante, ni a las autoridades competentes, así lo informó la ASF en su Informe de Resultado de Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2010.

Algunas de las razones por las que la dependencia federal no actúo ante las acusaciones de fraude registradas principalmente en los estados de Puebla, Tlaxcala y Veracruz, fueron porque hubo cambios de funcionarios estatales o desconocimiento del domicilio del demandante.

Algunos de los fraudes detectados están relacionados con la negativa de entrega del ahorro a sus clientes.

De acuerdo con el documento de la ASF, en el mismo año, la CNBV aplicó multas a siete sociedades cooperativas por 696,700 pesos.

Las sanciones se aplicaron por otorgar créditos a personas que no eran socios, omitir información relacionada con balance general, no presentar la base de la cartera de crédito en forma Excel, otorgar créditos sin llevar a cabo alguna de las prácticas o cumplir con las políticas establecidas, no informar el aviso del cambio de domicilio y además registrar faltantes en su capital social.

ACTUALIDAD

Por su parte, recientemente la Condusef informó que el año pasado aplicó sanciones a entidades cooperativas por 763,998 pesos.

Actualmente operan en el país aproximadamente 600 cajas, de las cuales sólo 63 lo hacen bajo la autorización de la CNBV.

ytorres@eleconomista.com.mx