El Banco de Inglaterra (BoE, por su sigla en inglés) mantuvo su tasa de interés de referencia en 0.25% y dijo que el avance exhibido por la libra esterlina en el último mes sugiere que la inflación rebasará el objetivo del organismo por menos de lo proyectado en noviembre.

Tras su reunión de diciembre, las autoridades del banco central acordaron, de forma unánime, dejar sin cambios las tasas en un mínimo récord, al tiempo que mantuvieron intactos los planes de compra de bonos del Gobierno y corporativos, tal y como esperaban los economistas encuestados.

El mes pasado, las autoridades del BoE dieron marcha atrás a su intención de ejecutar otra rebaja de tasas y adoptaron, en su lugar, una tendencia neutra de política monetaria, después de que la economía británica sufrió daños iniciales mucho menores a los esperados tras la decisión británica en junio de abandonar la Unión Europea.

La libra se ha apreciado más de 6% desde la última serie de previsiones del BoE, publicadas el 3 de noviembre.

(Esto) apuntaría por sí mismo a un aumento menor de la inflación en relación al objetivo en el plazo medio, aunque era esperable una volatilidad mes a mes mientras evoluciona la opinión de los actores sobre la futura relación de Reino Unido con la Unión Europea , comentó el BoE.

Por otro lado, algunos economistas creen que el BoE sería proclive a seguir el ejemplo de la Reserva Federal de Estados Unidos que subió hace unos días el rango de su tasa de interés clave en 25 puntos base si no fuera por la incertidumbre creada por las negociaciones sobre el Brexit, que comenzarán a principios del próximo año.

Los responsables de política monetaria de la entidad informaron que hubo pocas noticias, en el último mes, sobre la economía británica, mientras que el crecimiento global se fortaleció, pero también los riesgos a los que se enfrenta.

El panorama global se ha vuelto más frágil, con riesgos en China, la zona euro y algunos mercados emergentes, con lo cual hay un aumento en la incertidumbre en la política , aseveró el BoE.