La calificadora Moody's considera que la propuesta que realizó el presidente Andrés Manuel López Obrador de Arturo Herrera como gobernador del Banco de México no compromete la autonomía de la institución y subraya que es una “fortaleza clave para el perfil crediticio de México”.

En un comunicado especial, firmado por los analistas Renzo Merino, Fernando Freijedo y Mauro Leos, consideraron que “ni el resultado en las elecciones de medio término ni  los cambios en puestos clave del área económica conducirán a un cambio radical en las políticas macroeconómicas”.

Se apoyaron en comentarios recientes de Herrera sobre política monetaria para identificar “una postura política un tanto dovish, pues ha declarado públicamente que no es necesario que la tasa aumente en el corto plazo a pesar de las recientes presiones inflacionarias”.

Dovish, en lenguaje de política monetaria, indica una postura más relajada en las tasas que favorece a la expansión económica.

Refirieron al propio Herrera cuando comentó, como secretario de Hacienda, la importancia de que se transparente el cálculo del remanente de operación, así como la administración de reservas.

Sobre el resultado electoral y el impacto en la conducción de la política económica, los analistas de Moody´s expresaron que “al no tener (Morena)  la super mayoría, se redujo el riesgo de cambios constitucionales radicales, especialmente relativos al sector energético”.

No obstante, comentaron que “si bien la coalición gobernante perdió la super mayoría de 2/3 del Congreso, mantuvo una simple que le permite controlar la agenda legislativa y cumplir con sus objetivos de política clave, incluido su apoyo a Pemex, cambios en programas sociales y el presupuesto”.

“Si bien la coalición gobernante perdió la supermayoría de 2/3 del Congreso, mantuvo una simple que le permite controlar la agenda legislativa y cumplir con sus objetivos de política clave, incluido su apoyo a Pemex, cambios en programas sociales y el presupuesto”.

Como se recordará, Moody's advirtió el 15 de diciembre, que la reforma a la Ley del Banco de México, impulsada por Morena en materia de captación de divisas era negativa para la nota creditica del país, pues dañaría la autonomía de Banxico y elevaría los riesgos de lavado de dinero.

“Comprometer la autonomía del banco central socavaría la piedra angular de la estabilidad macroeconómica y una fortaleza clave del perfil crediticio soberano”, indicó entonces en un comunicado difundido por la noche, previo a la discusión donde los legisladores pretendían aprobar la reforma.

La calificación de México en Moody's es “Baa1/perspectiva negativa” y fue ratificada en este nivel el pasado 21 de mayo.

El escalón “Baa” en la nomenclatura de Moody's, tiene tres niveles y México se encuentra en el más alto, que está tres pisos arriba del Grado de Inversión. “Indica un grado intermedio de solvencia y están sujetas a un riesgo moderado de incumplimiento por lo que pueden presentar ciertas características especulativas”, según los símbolos y definiciones de calificaciones de Moody's, actualizado en enero de 2021.

Moody's es la agencia que tiene a México calificado en el nivel más alto, pero pesa en la nota la perspectiva negativa que indica una de tres posibilidades de un recorte en el lapso de 6 a 12 meses.

Ramírez de la O será más independiente

En el comentario de Moody´s, también hicieron observaciones sobre el relevo en la Secretaría de Hacienda, donde quedará a cargo Rogelio Ramírez de la O.

Confiaron que el funcionario tendrá “una postura más independiente en el manejo de asuntos económicos y fiscales respecto del que tenía Herrera” pues goza de años de asesoría económica al mandatario.

kg