Alemania perdió a su principal aliado entre los acreedores de línea dura del norte del continente luego de que el ministro de Finanzas holandés, Jan Kees de Jager, comentó en una entrevista el miércoles que ahora favorece impulsar los fondos de financiamiento.

Estamos listos para combinar los recursos de los dos fondos a nuestra disposición, para que podamos tener un poder de fuego de 750,000 millones de euros. Vamos a ver si podemos concluir en marzo , afirmó De Jager al diario francés Le Monde.

Pregúntenle a Alemania, que se ha opuesto con Francia desde octubre. Tenemos que tener los recursos adecuados para garantizar la estabilidad financiera , agregó.

Francia también está en favor de un fondo de rescate más grande, pero ha apoyado a los alemanes en público para evitar complicar a Merkel, declararon diplomáticos.

Somos conscientes de que estamos muy aislados, pero esto tiene que ser una decisión unánime , mencionó una fuente alemana de alto nivel.

México, que preside el G-20, ha dejado en claro que los europeos tienen que demostrar que incrementarán su cortafuegos para desbloquear un nuevo apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los líderes de la Unión Europea tenían la esperanza de que después de lograr un nuevo tratado de disciplina fiscal, Alemania cedería y acordaría en una cumbre el 1 de marzo combinar el poder de fuego del actual fondo de rescate temporal de Europa y uno permanente ya planeado.

La canciller Angela Merkel está tan preocupada de conseguir que el segundo rescate para Grecia sea aprobado por su mayoría parlamentaria el próximo lunes que ha endurecido la postura de Berlín ante cualquier aumento en los cortafuegos financieros de la zona euro.

Como resultado, Schauble se enfrentará a las fuerzas combinadas del FMI, Estados Unidos, China, Japón y la mayoría de sus socios europeos en la reunión de ministros de finanzas del G-20, que exigen que Europa haga más para combatir la crisis de deuda soberana antes de ofrecer un centavo extra.