Las entidades federativas están comprometiendo sus ingresos federales para conseguir financiamientos bancarios, lo que pone de relieve su alta dependencia de la Federación y su limitada responsabilidad fiscal, advirtió en un análisis la correduría Bank of America Merrilll Lynch (BofA - MLynch).

Así, 80% de la deuda estatal está comprometiendo los ingresos futuros que le otorgará la Federación a los estados, poniendo en riesgo el flujo de estos recursos, advirtió la firma.

En un análisis, desarrollado por el economista para México de BofA - MLynch, Edgar Camargo, se identificó que la banca comercial se ha mantenido como la fuente preferida de financiamiento para 17 entidades del país, quienes administran la mitad de su deuda total en estas entidades financieras.

De acuerdo con la nota, titulada México, un acercamiento a la deuda de las entidades , el analista precisó que los bancos comerciales tienen 54% de la deuda de los estados, mientras la banca de desarrollo gestionó 23% de las obligaciones estatales.

Camargo evidenció que se requiere más responsabilidad fiscal de los gobiernos estatales, en el contexto de la coordinación fiscal, pues ahí sí puede convertirse en un riesgo para la administración pública federal.

Según su diagnóstico, hay 12 entidades que administran deudas públicas superiores a la media nacional de 2.45% del PIB.

DUPLICAN OBLIGACIONES

Según el estudio, los estados y los gobiernos municipales casi duplicaron el endeudamiento registrado en el 2008.

Así, con una deuda estatal que rondaba los 203,100 millones de pesos en el 2008, ésta se incrementó hasta los 314,600 millones de pesos en el 2010.

Es decir, se movió de 1.6% del PIB en el 2006 a 2.45% en el 2010.

La deuda de estados representa un modesto 2.3% del PIB y no parece poner en riesgo las finanzas públicas nacionales , reveló.

CRISIS PRECIPITA ENDEUDAMIENTO

Desde el año 2007, las transferencias a los gobiernos locales se han incrementado en 11.7%, mientras la recaudación local de las entidades ha bajado 0.4 por ciento.

El análisis evidenció que tanto los gobiernos estatales como los municipales han hecho muy poco para fortalecer sus fuentes de ingreso, profundamente relacionadas a las transferencias públicas.

Con la llegada de la crisis y su impacto en la recaudación local y federal, los estados tuvieron que acogerse a fuentes adicionales de financiamiento, como es la de la banca privada lo que ha implicado el crecimiento de la deuda bancaria en los últimos dos años, afirmó Camargo.

Según las cuentas de Bank of America Merrilll Lynch, son 17 las entidades que en el 2010 acudieron a la banca por algún financiamiento.

RADIOGRAFÍA FINANCIERA

80% de la deuda estatal está comprometiendo los ingresos futuros que le otorgará la Federación a los estados.

17% entidades federativas solicitaron préstamos a la banca comercial el año pasado.

23% del financiamiento a estados proviene de la banca de desarrollo.

[email protected]