El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que no cree en el pronóstico de crecimiento de apenas 0.9% que emitió el Fondo Monetario Internacional para México este año. El mandatario insistió en que ese organismo debería ofrecer una disculpa al país por haber apoyado las reformas estructurales, y reiteró que no tiene “calidad moral” para opinar sobre la economía nacional.

En Palacio Nacional, López Obrador fue cuestionado acerca de la reducción que hizo el FMI, de 1.6% a 0.9% en la tasa de crecimiento prevista para México este año.

“No les tengo mucha confianza a esos organismos, con todo respeto, esos organismos fueron los que impusieron la política económica neoliberal que causó muchas desgracias en México. Todos esos organismos deberían de ofrecer disculpas al pueblo de México y hacer la autocrítica; decir: ‘Lo que propusimos resultó un fracaso, y causamos un grave daño a los mexicanos”, respondió el mandatario.

Cuestionado acerca de si observa posibilidades reales de que se alcance un crecimiento de 2% como estima, el presidente de la República dijo que “no sabemos, vamos a esperar resultados. Vamos a esperarnos”.

López Obrador dijo que el FMI hace pronósticos sin datos, por lo que convocó al organismo internacional, así como a “expertos, tecnócratas y nostálgicos del neoliberalismo” para definir lo que significa crecimiento y desarrollo. “Porque nosotros ya no vamos a utilizar sólo como parámetro el crecimiento; porque crecimiento es que se genere riqueza, pero puede ser que ese crecimiento signifique sólo acumulación de riqueza en unos cuantos. Hay que ver, los tecnócratas más progresistas dicen: crecimiento incluyente. ¡No! Es desarrollo”.

Afirmó que el gobierno que encabeza no promoverá la renuncia de México al FMI, aunque destacó que ya no seguirá sus recomendaciones.

“Nosotros no vamos a renunciar a esos organismos, formamos parte en lo económico del sistema financiero mundial, pero eso no quiere decir que no sepamos lo que han significado sus políticas. Ahora ellos ya no van a decidir sobre la agenda de México. Eso se terminó ya”, sostuvo.

López Obrador reprochó nuevamente al Fondo Monetario Internacional que haya sugerido y apoyado las reformas estructurales como la laboral y energética.

“¿Qué fueron las reformas estructurales?, ¿qué ocasionaron? Aumentos de impuestos, paralización de la economía. ¿Qué fue la reforma laboral? Quitar derechos a los trabajadores. ¿Qué fue la reforma educativa? Polarizar, afectar la dignidad de los maestros, dejarnos sin médicos por el afán de privatizar la educación.

“¿Qué fue la reforma energética? Caída en la producción petrolera, más dependencia en la compra de combustibles, importación de gasolina, México, segundo lugar en compra de gasolina en el mundo. ¿Qué fueron las reformas estructurales del Fondo Monetario Internacional? La destrucción de la petroquímica.

“¿Qué fueron las propuestas del FMI, sus recetas? El que se desatara la inseguridad, la violencia en el país. ¿Cómo van a estar ahí opinando?, ¿qué autoridad moral tienen? Con todo respeto”, sentenció el presidente López Obrador.

Finalmente, el mandatario defendió las políticas de apoyo social que lleva a cabo su gobierno, y dijo que no se trata de populismo ni paternalismo.

“Populismo, paternalismo, lo que se le da a la gente humilde, ¿cuánto se robaban?, ¿cuánto dejaban de pagar de impuestos los de arriba?, ¿eso no es robo?, ¿eso no es populismo?, ¿eso no es paternalismo?, cuando ellos eran los hijos predilectos del régimen, los dueños de México. Eso se termina”, afirmó.

[email protected]