La Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) ha invertido cerca de 3,500 millones de pesos para el mejoramiento del entorno urbano de 10 ciudades fronterizas, con el fin de elevar el nivel de vida en estas regiones con un alto nivel de marginación

Este martes se llevó a cabo el Foro Binacional para la Gestión Metropolitana, donde Javier Garduño Arredondo, titular de la Unidad de Planeación y Desarrollo Institucional destacó que hay una agenda bilateral con Estados Unidos en materia territorial, con el fin de fortalecer el desarrollo urbano y vivienda de las comunidades transfronterizas. 

“La Sedatu contribuye en esta nueva era que se construye con Estados Unidos; una visión territorial con agendas compartidas que permita la posibilidad de no dejar a nadie atrás y no dejar a nadie afuera y plantear metas comunes para el bien de las regiones”, comentó el funcionario. 

De acuerdo con Garduño Arredondo, desde el 2019, en Nuevo Laredo la Sedatu comenzó con seis proyectos en los cuales se invirtieron 350 millones de pesos; además de que tuvo intervenciones en las ciudades de Reynosa, Matamoros, Ciudad Juárez, Piedras Negras, Acuña, Nogales, San Luis Río Colorado, Tijuana y Mexicali. 

En su intervención, la presidenta municipal de Nuevo Laredo, Carmen Lilia Canturosas Villareal, comentó que, con la intervención del gobierno federal en esta región en materia urbana, se impulsó la resiliencia urbana con el fin de elevar la calidad de vida de las familias. 

“Se deben cuidar y promover las obras que están cambiando la vida de los ciudadanos, juntos debemos seguir mejorando el urbanismo y evitar los asentamientos irregulares para que la población pueda crecer en ciudades resilientes y ordenadas”, acotó la funcionaria. 

El Foro Binacional para la Gestión Metropolitana es un espacio de diálogo entre alcaldes fronterizos y otros actores relevantes para discutir y definir las políticas públicas en áreas de desarrollo económico, territorial con impacto metropolitano y beneficio social. 

econohabitat@eleconomista.mx