Luego de la publicación del decreto presidencial que declara los proyectos federales como de seguridad nacional, los urbanistas del país indicaron que dicho acuerdo es violatorio de la Constitución Política y pidieron que exista una planeación participativa y transparente sobre estas obras.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Urbanistas, que encabeza Juan Kaye López, estas obras deben de garantizar el mejor uso y aprovechamiento del territorio con la finalidad de detonar el desarrollo y construir mejores ciudades, lo cual se traduciría en elevar la calidad de vida de las personas.

“Esta acción no debe nunca atropellar nuestra Constitución. Al contrario, debe responder a procesos de planeación participativa y transparente, en el marco constitucional vigente, que garanticen el mejor uso y aprovechamiento de nuestro territorio y ejercicio de los derechos humanos”, se puede leer en un comunicado emitido por dicha asociación.

En este contexto, la asociación solicitó al gobierno federal considerar dejar sin efectos dicho acuerdo que fue publicado el pasado 22 de noviembre.

Según la asociación, dicho acuerdo va en contra de la Constitución por dos razones:

  • Invade facultades del poder legislativo al establecer situaciones de excepción no previstas en ordenamientos legales vigentes.
  • Suspende sin fundamento la aplicación de leyes, normas y procedimientos en materias como medio ambiente, comunicaciones, competencia económica, debido proceso y consulta previa, entre otros, fundamentales para el ejercicio de los derechos humanos y el desarrollo de nuestras regiones y ciudades.

Cabe señalar que el titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) comentó a EconoHábitat  que es una prioridad de esta dependencia dinamizar el desarrollo urbano de los alrededores de los cuatro proyectos estratégicos del gobierno federal: Tren Maya, el Corredor Transístmico, Aeropuerto Felipe Ángeles y la refinería Dos Bocas.

En este sentido, Román Meyer Falcón detalló que la dependencia a su cargo ha invertido cerca de 14,000 millones de pesos para dinamizar el entorno urbano, con diversas estrategias, desde regularización del suelo hasta acciones de vivienda en dichas regiones.

“Buscamos la planeación como instrumento principal, acompañada por dotación de equipamiento, espacios públicos, servicios básicos, mejoras en las viviendas en las zonas aledañas a estas intervenciones y la regularización de la tenencia del suelo”, apuntó el titular de la Sedatu.

econohabitat@eleconomista.mx