El Stoke City (8º) agravó este sábado la crisis del Manchester United (6º), al que derrotó por 2-0, en el partido que abría la tradicional fecha navideña de la Premier League, conocida como el Boxing Day, poniendo así al entrenador mancuniano, el holandés Louis Van Gaal, en una posición muy delicada.

Eliminados de la Liga de Campeones a primeros de diciembre por el Wolfsburgo alemán, los 'Red Devils' han encadenado tres derrotas consecutivas en la Premier League después de su eliminación europea, y el lunes recibirán al Chelsea, otro de los grandes de Inglaterra que no atraviesa por un buen momento, y cuyo anterior entrenador, el portugués José Mourinho, suena como posible sustituto de Van Gaal.

NOTICIA: Además de Rooney, está Chicharito : Louis Van Gaal

El primer gol del Stoke City llegó a raíz de un error del holandés Memphis Depay, que fue aprovechado por el delantero español Bojan Krkic (19), mientras que el segundo fue obra del austríaco Marco Arnautovic con un potente disparo desde fuera del área (26).

El Stoke City, que también derrotó en su estadio esta temporada al Chelsea y al Manchester City, deja al Manchester United a nueve puntos del líder, el Leicester, y a siete del Arsenal, segundo, que disputarán este sábado sus respectivos partidos.

El Manchester United no sufría una racha de cuatro partidos oficiales consecutivos perdiendo desde 1961. Además, los hombres dirigidos por el técnico holandés, de 67 años, Louis Van Gaal, llevan siete partidos consecutivos sin ganar desde el último triunfo, que se remonta al 21 de noviembre ante el Watford. Una racha tan larga sin conocer la victoria para el equipo de Old Trafford no se producía desde los meses de diciembre y enero de 1989-1990.

Además también fueron eliminados de la Copa de la Liga a finales de octubre por el Middlesbrough, de la segunda división.

NOTICIA: Ganar es necesario para evitar un crack financiero

Un regalo envenenado

El Boxing Day, "día de las cajas", era el día en que el servicio doméstico viajaba a ver a su familia con cajas, en las que llevaban regalos e incluso sobras del banquete navideño de sus patrones.

Pero la jornada tenía un regalo 'envenenado' para el exentrenador del Ajax, Barcelona, y ex seleccionador de Holanda.

"¿Es que nadie en esta sala siente que debería disculparse? Es lo que me pregunto. Creo que ya estoy despedido, según leí. He sido despedido. Mi colega (Mourinho) ya estaba aquí", afirmó irritado Van Gaal el miércoles en rueda prensa aludiendo a los rumores que daban por hecha su destitución. Esta vez sólo podría salvarle la proximidad del partido del Chelsea, lo que dejaría a la directiva del equipo sin margen de tiempo para encontrar un sustituto y para preparar el partido ante los Blues.

Más allá de la derrota, la titularidad del belga Marouane Fellaini en la posición de '10' en lugar del capitán Wayne Rooney, indica que el entrenador ha agotado todos los recursos de una plantilla que no cree ya en sus métodos.

La filosofía del Manchester United contrasta con la prudencia defensiva y la poca apuesta por la creatividad de Van Gaal. En los 18 partidos disputados en liga el Manchester United ha anotado 22 goles, por los 33 de sus vecinos del City o los 31 del Arsenal.

NOTICIA: ¿Cuánto dinero dejó Ronaldo fuera de clubes?

Van Gaal, de 64 años, llegó a Manchester a mediados de 2014 después de haber llevado a Holanda hasta la tercera posición en el Mundial de Brasil, con el objetivo de reemplazar al escocés David Moyes. Con un contrato de tres años por delante, y un gasto elevado en reforzar al equipo, Van Gaal podría ni siquiera cumplir la mitad de su contrato con el United.

Van Gaal se plantea la perspectiva de renunciar

Louis van Gaal se planteó el sábado la perspectiva de renunciar como técnico del Manchester United luego de una cuarta derrota consecutiva, esta vez por 2-0 frente al Stoke City en la Liga Premier de Inglaterra.

Sin victorias en siete partidos, el United sufre su peor racha en 26 años y el entrenador de 64 años siente la presión tras apenas 18 meses en el cargo.

"También puedo irme por mí mismo", contestó Van Gaal cuando se le preguntó si había recibido garantías sobre su futuro por parte de la jerarquía del club. "Es algo que hablé con Ed Woodward (al respecto), no con ustedes".

"No siempre... el club tiene que despedirme o echarme. Algunas veces lo hago por mí mismo. Soy el primero que quiere hablar con la junta del Manchester United y con los miembros de mi cuerpo técnico y jugadores, y no con ustedes".

El United fue un desastre en la primera mitad, cuando una horrenda intervención defensiva de Memphis Depay permitió que Bojan Krkic hiciera el 1-0 a los 19 minutos y Marko Arnautovic marcó el segundo gol para el Stoke con un potente disparo desde fuera del área siete minutos más tarde.

El capitán de los "Red Devils", Wayne Rooney, vio todo desde las laterales luego de ser enviado a la banca para un partido de liga por primera vez en casi dos años. El United sólo volvió a la vida en la segunda parte cuando Rooney entró al campo, pero el portero del Stoke, Jack Butland, frustró todas las esperanzas de un regreso.

"La circunstancias fueron difíciles, no sólo las circunstancias del viento, sino también de la presión", dijo Van Gaal. "Esa es, en mi opinión, la razón por la que no se atrevieron a jugar fútbol (en el primer tiempo)".

La cadena de derrotas empezó con la eliminación de la Liga de Campeones de la UEFA a manos del Wolfsburgo y ha visto caer al equipo de los cuatro primeros lugares de la Premier League, luego de perder con Bournemouth, Norwich y Stoke.

El United tiene poco tiempo para recuperar la confianza, con un partido en casa el lunes contra el Chelsea.

"Trato de hacer todo, pero la presión será más alta y más alta en cada partido y tenemos que resolver el problema", afirmó Van Gaal, quien dirige al cuadro de Manchester desde julio de 2014.

"Es más difícil porque ahora soy parte de los cuatro encuentros que hemos perdido y la gente está mirando hacia mí".

Con información de AFP y AP

rarl