La federación Internacional de Atletismo podría volver a analizar las muestras de atletas rusos que participaron en el mundial bajo techo del 2014 debido a sospechas de que algunos participantes tenían resultados positivos en controles antidopaje.

Mensajes entre el entonces director del laboratorio de Moscú Grigory Rodchenkov, y un funcionario del Ministerio de Deportes llamado Alexei Velikodny, difundidos como parte del informe de Richard McLaren, investigador de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), revelaron que ocho atletas entregaron muestras sospechosas la semana antes de viajar a la competencia en Sopot, Polonia. Las muestras recolectadas incluían tres con un nivel alto de testosterona, cuatro con el agente anabólico ostarina, y una que tenía tanto ostarina como el esteroide proscrito turinabol.

Todas las muestras fueron catalogadas como inocuas a pesar de ser sospechosas.

Otra de las muestras con un alto contenido de ostarina es incierta, aunque los detalles parecen coincidir con los de Svetlana Biryukova, una atleta de salto largo que fue expulsada del equipo poco antes del campeonato y luego vetada del evento por dos años. Biryukova era la favorita para ganar la medalla de oro en salto largo y había registrado el mejor resultado bajo techo ese año.

No está claro a quiénes pertenecían las otras muestras calificadas como inocuas, pero los eventos asociados con ellas incluyen algunos en que Rusia ganó medallas en Sopot. Tampoco queda claro si hubo en esos casos acción disciplinaria.

Estamos examinando los nombres que nos entregó el equipo del profesor McLaren y en los casos en que tengamos muestras de ese período, los volveremos a analizar , dijo la IAAF.

Las autoridades rusas no han refutado la autenticidad de los mensajes contenidos en el reporte de McLaren. No fue posible contactar ni a Rodchenkov ni a Velikodny para que den su comentario.

Rusia envió un equipo fuerte para el evento del 2014 en que ganó tres medallas de oro y dos de plata, llegando de segundo detrás de Estados Unidos.

La IAAF prohibió la participación de Rusia en todas las competencias internacionales en noviembre del 2015, luego que una investigación de la AMA halló amplio uso de esteroides y extorsiones. Esa prohibición hizo que Rusia sólo pudiese enviar un representante de atletismo a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.