TOLUCA. Ricardo lleva 60 minutos parado frente a una valla de metal que le llega al pecho esperando a que pase el camión que lleva a los jugadores de Toluca. No tiene boleto para entrar al partido, pero como cada domingo, sobre la avenida Aurelio Villegas, los aficionados se reúnen para alentar al equipo antes de su ingreso al estadio Nemesio Díez. Pero la barrera de personas doblaba hasta la avenida Constituyentes y el camión escarlata tuvo un retraso, mientras se habría paso ante la multitud.

“Hoy va a ser un lleno, aunque mucha gente se decepciona porque te eliminan en semifinales, y te eliminan en tu casa y eso le enoja a la gente”, dice Everardo Marroquín, un aficionado de Toluca, abonado desde hace ocho temporadas, y quien espera en una fila de varios metros... tres horas antes de que comience el partido de la final de vuelta, entre Toluca y Santos.

Los Diablos Rojos llegaron a una final después de seis años, casualmente, también fueron líderes de la fase regular, como ahora en el Clausura 2018, y el rendimiento deportivo es suficiente para provocar que aficionados con playeras rojas, tomen camino como feligreses hasta el estadio Nemesio Díez.

Este torneo, Toluca registró su mejor promedio de asistencia en los últimos cinco torneos, con una media de 23,650 en fase regular, y 25,459 en Liguilla.

“Los precios son accesibles y no es complicado llegar al estadio, lo que falta es que la gente se meta un poco más con su equipo, entiendo que a veces hay cosas qué hacer, pero es un poco de compromiso de la afición”, añade Everardo Marroquín.

La remodelación del estadio tuvo impacto inmediato en la asistencia a los partidos de Toluca, ya que aumentó 4.5 veces el numero de abonados con las nuevas instalaciones, de 4,000 a 18,000 membresías por torneo, según datos de la propia directiva proporcionados a El Economista.

La asistencia promedio a los juegos durante el torneo Clausura 2017 en el que se reinaguró el estadio Nemesio Díez fue de 23,077 aficionados por partido, pero un torneo después, la venta de boletos disminuyó 15.7% para ubicarse en 19,427 seguidores por juego durante el Apertura 2017.

Para Efraín Plata, abonado de Toluca desde hace un año, la experiencia en el estadio ha sido motivo para que más aficionados acudan a los juegos de los Diablos Rojos. Él, personalmente, destaca la comodidad de la venta de productos y las nuevas instalaciones que ofrecen comodidad a los aficionados, aunque “todos venimos para que nuestro salga campeón”, dice.

No importa que el estadio Nemesio Díez haya mejorado para comodidad de los aficionados, la respuesta de las personas en la tribuna es directamente proporcional a los resultados del equipo rojo, para abonados, seguidores constantes, habituales, o Ricardo, que sólo fue a ver como llegaba el camión con los jugadores finalistas

eduardo.hernandez@eleconomista.mx