Ulises Zurita Reyes, presidente del equipo Querétaro, se ha caracterizado por ser un negociador institucional, quien se ha erigido de grandes caídas y aciertos.

Así, su meta es hacer campeón a Gallos Blancos, aun cuando avizora que este equipo seguirá padeciendo por la falta del capital económico.

Comentó que desde que era niño creció en el deporte más popular de México: el futbol, en casa practicábamos, nos apasionaba, estábamos seleccionados desde chiquitos y era un gusto familiar .

Ulises Zurita dejó su lugar de origen, Uruapan, Michoacán, hace 31 años, estudió leyes y cuando litigaba conoció a Alberto de la Torre, quien fue Presidente de la Federación Mexicana de Futbol, le llevaba algunos asuntos y en ese momento me invitó al Comité Directivo .

En breve dejó la abogacía y del 2000 al 2006 estuvo al frente de Tigres en Primera A.

Para finales del 2006, asumió la Presidencia de Gallos Blancos, invitado por su exdueño, Axel Bulle, justo cuando el equipo había ascendido.

El panorama, que era positivo en el 2007, se tornó en una pesadilla con el descenso del plantel queretano, lo que vivimos fue muy traumático, porque durante muchos días despertaba y creía que sólo había sido un sueño. Recuerdo ese partido en Guadalajara frente a casi 30,000 queretanos y que ya no pertenecíamos más a la Primera División , relató.

Incluso con ese descalabro, Zurita Reyes fue invitado a otro equipo de Primera División, pero decidió quedarse en Querétaro; para levantarse de esta caída, aseveró, fue necesario dar vuelta a la página, porque no había tiempo para lamentarse.

Comentó que gracias a Dios logró que en dos años, un tiempo corto , Gallos retornara al máximo circuito del futbol.

Ulises Zurita ha sido un hombre clave en el plantel queretano, figura por su institucionalidad y diplomacia. Dio las gracias a los contadores José Antonio Rico y José Luis Alvarado, quienes -dijo- le brindan la oportunidad de estar al frente de la institución. Agradezco con trabajo, no quiere decir que no nos hayamos equivocado, pero siempre tratamos de dar lo mejor. Nadie está por encima de la institución , dijo.

Otra satisfacción, comparte Zurita Reyes, fue estar en la Liguilla del Apertura 2011, enfrentando equipos fuertes en capital humano y económico, ahora hay que aspirar a más para que el equipo logre ser Campeón .

A seis años de la estancia del Presidente en el cuadro emplumado, se ha desarrollado como buen negociador, porque a lo largo de trayectoria ha hecho excelentes relaciones y amigos, con equipos importantes , aseveró.

Sabe que no pueden competir con el capital que se maneja en otros clubes y aseveró: Los convencemos de que aunque no se les pague lo que en otros equipos, al final del día el jugador tendrá proyección en Primera División, para después regresar a sus equipos .

En la escuadra queretana se están formando jugadores, como fue es el caso de Julio Nava, que en Chivas no era tomado en cuenta, jugó en Gallos y ya es seleccionado nacional y regresó a Guadalajara, pero ésa es nuestra realidad, la negociación es convencer a los equipos que en Querétaro van a jugar con nivel, porque el compromiso y las exigencias son altísimas .

Para Ulises Zurita el futbol es su gran pasión, no sé cuántos años estemos en el tema, pero mientras Dios nos dé la oportunidad, aquí seguiremos con el equipo de Querétaro .

Sacrificios en el futbol

Hombre de valores y familia

Ulises Zurita tiene 45 años y conformó una familia con su esposa Alejandra, sus hijos son Renata y Ulises (futbolista de la Sub-15 de Chivas).

Considera que la unidad y comprensión de su familia le ha ayudado a salir adelante, incluso sus hijos le han dicho que están orgullosos por su trabajo en Gallos Blancos. Sobre todo porque la Presidencia del club es una actividad que le demanda mucho tiempo, donde no se goza de días de asueto ni vacaciones, porque se tiene que dar a la tarea de buscar a jugadores y preparar los torneos siguientes.

Ha demostrado entrega a Gallos en las buenas y en las malas. Además, ha dado al equipo jugadores de gran valía, no sólo en lo que se refiere a la técnica futbolística, sino como personas.

elvia.buenrostro@eleconomista.mx