La protección del británico Chris Froome en el Tour de Francia a partir del sábado, que teme convertirse en objeto de la ira de una parte del público, será uno de los retos para los organizadores y la policía, mientras que el Sky valora la opción de reforzar su propia seguridad.

Chris Froome fue absuelto el lunes por la Unión Ciclista Internacional (UCI) en un largo proceso antidopaje que se alargaba desde el pasado mes de septiembre.

Pero su imagen y sus cotas de popularidad se han resentido por el caso y el cuádruple campeón del Tour teme incidentes en carrera con el público galo.

“Hago un llamamiento a todos los espectadores a proteger al conjunto de los deportistas y a respetar las decisiones de la justicia y a posibilitar que Chris Froome pueda participar en un entorno seguro y tranquilo en el próximo Tour de Francia, como todos los demás deportistas”.

La petición fue hecha por el presidente de la UCI, el francés David Lappartient, muestra hasta qué punto la situación preocupa a las instancias.

“El público del Tour es un público indulgente”, indicó el director de la ronda gala, Christian Prudhomme, manifestando un deseo apaciguador.

La presentación de equipos en Vendée dará un primer indicador del estado de ánimo. Aunque un recibimiento hostil al vigente campeón no significará que ésa sea la tónica a lo largo de la carrera.

En el momento de la salida en el 2011, el español Alberto Contador, quien dio positivo por clembuterol durante el Tour 2010, se encontraba a la espera del veredicto del Tribunal Arbitral del Deporte, que lo declaró culpable en febrero del 2012.

El ciclista español fue abucheado en la presentación de equipos, pero después la carrera se desarrolló sin incidentes para el ciclista madrileño por parte del público.

El británico Chris Froome  llamó a los aficionados a apoyar la carrera de forma positiva, para que los animen a ellos o a otro equipo.

“A las personas que no son aficionadas a Chris Froome ni a su equipo, yo les digo: ‘Pónganse el maillot de un equipo y apoyen la carrera de forma positiva. No lleven un espíritu negativo’. Ése sería mi consejo”, declaró el ciclista en la conferencia de prensa en Vendée.

Pero los temores han surgido en torno a su seguridad en las carreteras del Tour, especialmente en montaña, donde ya sufrió incidentes en el pasado, especialmente en el 2015.

“Amo a Francia, amo el Tour de Francia. Es la carrera más bonita del mundo”, añadió Froome ante varias decenas de periodistas.

Froome, cuádruple ganador del Tour (2013, 2015, 2016 y 2017), tratará de conquistar por quinta ocasión la Grande Boucle, que comienza el sábado en Vendée.