Si alguien tiene responsabilidad del fracaso, hemos sido nosotros. Recibimos un jugador talentoso, con capacidades y no pudimos modificar sus conductas.

Julio Gómez fue el mejor jugador del mundo Sub-17 en el 2011. No es fácil tener al mejor del mundo. Pachuca lo tuvo (o lo tiene porque su carta le pertenece) pero no logró brillar. Marco Garcés, director deportivo del club, se refiere poco a las indisciplinas o su comportamiento; primero, hace una autocrítica de lo que la institución dejó de hacer con Julio. No pudimos hacer el jugador que todos esperábamos que fuera .

¿A qué se refiere con no pudimos hacer el jugador que todos esperábamos ? ¿Cómo trabaja la fábrica que ha facturado más de 50 millones de euros por venta de sus jugadores en los últimos cinco años?

En junio del 2009, Marco se había titulado en Ciencias y Futbol en la John Moores University y estaba en un torneo Sub-21 en Suecia aplicando sus conocimientos. Lo importante es no dejar todo al azar , dijo en aquel momento, cuando le preguntaron sobre su preparación. Por aquel entonces el conocimiento empírico predominaba en el futbol mexicano. Su llegada a la institución permitió profesionalizar al club, al grado que ahora desde la Sub-13 hasta el primer equipo juegan con el mismo sistema de juego (4-3-3) y la misma filosofía.

Todos a lo mismo, un método: Made in Pachuca.

El factor clave es la claridad de la directiva respecto a una estrategia definida . Es verdad, Jesús Martínez dueño del club, junto a Carlos Slim es el rey de la paciencia. Basta recordar la racha de partidos perdidos por Enrique Meza y al poco tiempo les dio la Copa Sudamericana.

Así que como primer ingrediente es la paciencia. Ahora mismo tienen a más de 40 jugadores repartidos en diferentes selecciones nacionales. Lo dice porque le pregunto sobre los tiempos de vacas flacas y cómo superar una eventual crisis. Tenemos un árbol, así le llamamos, y estamos cubiertos en todos los puestos, eso nos dice el trabajo .

¿Sabías que el trabajo de las Fuerzas Básicas le ha generado al club ingresos por más de 50 millones de euros?

Lo que pasa es que las básicas siempre son una solución para casi todo. Sube el dólar, apostamos por las básicas; hay más extranjeros, apostamos por las básicas; cambios de reglamento, la 10-8, la 9-9 (mexicanos-extranjeros), apostamos por las básicas.

•••

No tiene nada que ver con el futbol, pero seguro que dice mucho de la educación y las personas que trabajan en el club.

Es una mañana en las canchas de la Universidad del Futbol y Marco Garcés llega a las instalaciones. Cruzamos miradas, no me conoce, yo lo conozco. Aquel día está pactada una entrevista con Diego Alonso previo a la final de la Concachampions.

¿Qué tal?, con su permiso, que tengan buen día . Saludó con respeto y con cierta familiaridad. Atento, cordial.

Meses después toma la llamada telefónica y charlamos de la construcción de la Fábrica del club.

La inversión de Fuerzas Básicas no es barata, al menos no como la tienen ustedes, pero al final han ingresado mucho dinero, ¿resulta un buen negocio?

No sólo es un buen negocio, es una filosofía que te genera grandes satisfacciones. Es emocionante ver cómo niños que llegaron hace cuatro o cinco años llegaron con sueños, que empeñaron su infancia en esto, verlos conseguir buenos sueldos, buenas transferencias.

•••

Si tenemos que poner un número al éxito de Pachuca además del dinero es el personal humano. La construcción del gran negocio de fabricar y vender jugadores Jesús Martínez se lo debe a 93 personas que laboran directamente en el plan de futbol.

Casi una centena para producir jugadores. Al menos unos ocho chicos tienen posibilidades de estar en un máximo nivel (Liga MX, Ascenso MX, Everton en Chile o Talleres en Argentina) al año. Eso significa el cuádruple de ventanas que tienen otros equipos al año porque no tienen cabida para dar salida a todo su talento.

El éxito del Pachuca, dice Marco, se debe también a la variedad de ideas que se presentan. Su director de fuerzas básicas trabajó en Boca Juniors, el director de Ciencias del Deporte fue parte del FC Barcelona, el director de visorías viene del Brujas de Bélgica, el director técnico del primer equipo es de Uruguay y una de las principales almas de la actual ideología de Pachuca, es el holandés Hans Westerhof.

Son 300 escuelas y seis visores a nivel nacional que trabajan buscando el futuro y el talento. En aquella charla del invierno pasado con Diego Alonso, decía que detrás de la generación de Lozano, Pizarro y Aguirre, tenemos unos cuatro o cinco chicos que valen la pena, que van a dar mucho de qué hablar .

Cada año el club invierte entre 5.5 y 7 millones de dólares en sus juveniles. Entre sus dos equipos de tercera división, dos de segunda, Mineros, Talleres y Everton, tienen a más de 80 jugadores compitiendo y en algunos casos recibiendo llamados a integrarse en partidos de Copa MX o entrenamientos con el primer equipo.

¿Cómo es la selección humana de los niños, por qué unos sí y otros no, más allá de su calidad?

Cuando empezamos la selección, lo primero que nos importa es el niño más que el atleta, si detectamos que el muchacho es buen jugador pero es demasiado problemático preferimos dejarlo salir y nos concentramos en los que verdaderamente tengan chance de llegar a Primera División. Psicólogos, tutores, trabajadores sociales trabajan muy duro con ellos para poder instaurar los valores que nosotros pregonamos.

•••

Es verdad, Julio no pudo o Pachuca no pudo o los dos no pudieron. Una relación de un chico que se miraba como la próxima estrella del futbol mexicano que no funcionó. Hemos pasado momentos complicados, no fue fácil al principio , dice Marco.

A Julio se le recuerda cada que la Sub-17 triunfa o se recuerda el título de México en el 2011. De allí, poco más. Pachuca, en cambio, probablemente aprendió del fracaso y tiene de entrada a la transferencia más cara de un jugador de la liga mexicana al extranjero (Hirving Lozano al PSV) y produjo a los dos mexicanos que para el Apertura 2017 serán los jugadores nacionales más cotizados de todo el torneo (Erick Gutiérrez con Pachuca y Rodolfo Pizarro, quien lo vendieron a Chivas).

Una frase para definir en buena medida lo que es el proyecto Pachuca: es más satisfactorio hacer a un futbolista que comprarlo .

[email protected]