El técnico serbio de Ghana, Milovan Rajevac, aún está molesto por la atajada con la mano del delantero uruguayo Luis Suárez en la línea de gol en el último minuto del alargue del partido entre ambas escuadras por los cuartos de final del Mundial de futbol.

"Algunos dicen que Suárez es un héroe y ahora él está orgulloso", dijo Rajevac al periódico deportivo búlgaro Meridian Match el sábado, una semana después del encuentro disputado en el estadio Soccer City.

"Piensen un poco. No es un héroe, es un vulgar tramposo. ¿Qué mano de Dios? Fue la mano del diablo", añadió.

La "Mano de Dios" de Suárez le negó a Ghana el convertirse en el primer país africano en llegar a semifinales de un Mundial y generó un amplio debate.

Assamoah Gyan marró el penal cobrado contra Uruguay, además de la expulsión de Suárez, y el partido se mantuvo en un empate 1-1 por lo que se decidió mediante tiros penales.

Uruguay ganó por 4-2 y clasificó a semifinales, donde perdió 3-2 contra Holanda.

Suárez fue aclamado como un héroe en Sudamérica y llamado un tramposo en Africa. Ghana era el último equipo del continente de los seis que comenzaron el torneo.

"La FIFA debería cambiar las reglas después de este fraude, Los árbitros deberían cobrar el gol y no marcar un penal si alguien ataja el balón con la mano en la línea como sucedió", afirmó Rajevac.

"Creo que podríamos haber llegado a la final y dar una gran sorpresa, un campeón africano. Pero todo se derrumbó cuando Gyan erró el penal y de hecho perdimos un partido que deberíamos haber ganado. Es realmente doloroso", añadió.

Rajevac dijo que quisiera continuar al frente del equipo africano, pero que aún debe hablar con la federación ghanesa sobre una extensión de su contrato.