Aquí estamos en el 2017 discutiendo si Serena Williams puede vencer a un hombre en el número 700 del ranking o a un tipo de 58 años con una gran bocota. ¿Por qué es que todavía estamos enmarcando una batalla de los sexos como la prueba última?

Como si hasta que una atleta mujer demuestre que puede vencer a un hombre mediocre, no habrá ganado el derecho al control remoto, el termostato y la rueda. Como si un truco de Williams pudiera compensar toda la inequidad­, cada dólar y centavo.

John McEnroe ha estado hostigando a Serena y Venus Williams en un partido por años, para intentar hacer negocio por sí mismo. Recuerde: éste es un tipo que ganó el último de sus principales campeonatos en 1984, pero desde entonces ha logrado permanecer de alguna manera en los reflectores. Así que entendamos que cuando le dijo a Jimmy Kimmel­ acerca de Serena, creo que todavía podría vencerla , y luego divagó en la National Public Radio (NPR) que ella no calificaría mejor que el número 700 en el circuito de los hombres, resulta que sólo era parte de una gira de los medios para promover su nueva autobiografía.

McEnroe es en realidad profeminista y aboga por el mismo premio en metálico, y admite que Serena, ganadora de 24 Grand Slams, probablemente podría vencerlo en el ring , y que su mejor oportunidad es enfrentarla mientras ella está embarazada . Todo lo cual es bastante divertido, pero no tan interesante como lo que Serena tuvo que decir durante el fin de semana, al mismo tiempo que a McEnroe se le iba la boca como un motor fuera de borda.

Ella estuvo en una conferencia de prensa de SheKnows, discutiendo su nuevo papel como miembro del consejo en Survey Monkey, la empresa de análisis de datos tecnológicos, donde se une a pesos pesados como Sheryl Sandberg y Brad Smith, CEO de Intuit.

NOTICIA: El tenis no tiene que ser una lucha de género

Silicon Valley real, real, realmente no está abierto todavía a tener un montón de mujeres o cualquier persona de color, ya sean hombres o mujeres , dijo. Esas dos barreras por sí solas son realmente cosas que tenemos que romper (...) Es muy importante para mí no sólo ocupar un espacio, sino realmente ser una voz .

Williams no está interesada en la superioridad física de una mujer sobre un hombre de mediana edad, un punto probado por Billie Jean King en 1973 cuando azotó a Bobby Riggs, de 55 años, en varios sets consecutivos. Williams está interesada en el tema más amplio y profundo del emprendimiento femenino, porque entiende que ahí es donde la batalla ha cambiado.

Los comentarios de McEnroe, por muy burlones que sean, son una excusa para hacer un corte de caja sobre el estado de las cosas y hacer la pregunta seria de cuánto se ha avanzado desde el encuentro King-Riggs hace 44 años. La respuesta: no tanto como usted quisiera pensar.

Nos está tomando demasiado tiempo en este país, y no sé por qué , me dijo King hace no mucho tiempo.

El sesgo de género en el lugar de trabajo sigue siendo tan frecuente que equivale a nada menos que una marca de segregación: menos de 6% de los tomadores de decisiones en empresas de capital de riesgo de Estados Unidos son mujeres.

Las mujeres poseen sólo 4.4% de los títulos de CEO en las compañías S&P 500. En cuanto a las mujeres de color, sólo 8% lo hace a cualquier nivel de gestión.

Cuando todas estas cosas son así, ¿por qué seguimos cayendo de nuevo en la irrelevante y trivial trampa de las comparaciones físicas directas? Equidad no significa igualdad perfecta.

Realidad: los hombres generalmente tienden a ser más grandes, lo que significa que tienen corazones, pulmones y músculos más grandes, y una mayor capacidad de consumo de oxígeno y más glóbulos rojos.

Hay otras diferencias, también. Los hombres son más propensos a sufrir cáncer; las mujeres, osteoartritis. Los hombres tienen mejor visión a distancia y percepción de profundidad; las mujeres son mejores en la visión nocturna y tienen mejores recuerdos visuales. Todo lo cual exige un enorme ¿Y? .

NOTICIA: Serena sigue; otros van a casa

Sin embargo, la persistente mala correlación entre resistencia física y competencia aún perdura. King aceptó la Batalla de los Sexos hace 44 años para demostrar una cierta clase de fortaleza, que era crítica para el progreso social de las mujeres: Riggs rechazó la opinión de la mayoría chovinista de que las mujeres pertenecían al dormitorio y la cocina porque no tienen estabilidad emocional .

Cuando se trataba de dinero, las mujeres eran como niños. King ni siquiera podía conseguir su propia tarjeta de crédito, aunque ella era el sostén de su familia. Ella sentía una enorme responsabilidad de demostrar que las mujeres no se ahogan y son espásticas cuando están bajo presión, como ella dijo.

¿El reto es tan diferente ahora? Existe la percepción de que de alguna manera se ha logrado la igualdad, pero de hecho ha habido más ruido que progreso. Igualdad, ¿con qué? , Germaine Greer ha preguntado, y es una pregunta maldita.

Si el punto de referencia es la equidad en el lugar de trabajo, una similitud comparable en el estado y el salario, la noticia es muy mala: hay tantas mujeres tomadoras de decisiones en las salas de juntas como las que hay en El Señor de las moscas, y la gente sigue actuando como si fuera porque las mujeres aún tienen una frontera física que cruzar antes de que hayan probado por completo su mérito.

NOTICIA: Los 10 deportistas mejor pagados del mundo

Serena Williams es la mejor jugadora de tenis de la historia, y en el último año ganó unos 10.5 millones de dólares, lo cual es genial, excepto que Novak Djokovic­ ganó más del doble, específicamente 21.6 millones de dólares.

¿Por qué? Porque los directores de torneos se aferran a la idea de que debido a que los hombres juegan partidos más largos, son superiores y tienen derecho a más dinero. Lo que no tiene sentido en absoluto en un negocio de entretenimiento: Como McEnroe ha observado, no pagas más dinero por un boleto de cine sólo porque la película dura tres horas.

Ya no debería interesar a las mujeres atletas y activistas probar su valía ganando partidos de exhibición contra hombres inferiores.

No necesitamos más mujeres que tomen decisiones y ganen mejores sueldos en su lugar de trabajo porque es correcto o moral, sino porque crea un grupo más amplio de talentos y un mejor trabajo. Este es problema de todas, no sólo de Serena Williams o Billie Jean King.

Estoy cansada de que todos digan: ‘Gracias por lo que hiciste por las mujeres’ , dice King. Todo el mundo puede ser una influencia .

Sally Jenkins es columnista de deportes para The Washington Post.